22 febrero, 2016

Novedades series internacionales

Tras nuestro repaso a las series más destacadas del panorama televisivo norteamericano, dedicamos ahora nuestra atención a algunas de las novedades más destacadas en otros países del mundo. El buen momento que vive la televisión se extiende a Europa y Australia, y especialmente a la televisión inglesa, que ha comenzado este año a ofrecernos algunos títulos destacables.

Bedrag (Dinamarca)
Jeppe Gjervig Gram para DR1

Tras su presentación en el Festival de Berlín de 2015, esta serie consiguió todo un récord en ventas internacionales, tiene asegurada una segunda temporada y ya se han comprado sus derechos para una versión en Estados Unidos. Y todo ello recién estrenada en la cadena de televisión danesa DR1. La trama mezcla una historia de investigación policíaca y una gran empresa de energías renovables cuyos  negocios parecen poco claros. La delincuencia económica, la ambición y la codicia del mercado empresarial son los principales temas de la serie, algo que tiene en común con la otra serie económica del momento, Billions (2016-). Bedrag viene precedida por el éxito internacional de la producción de corte político Borgen (2010-), uno de cuyos guionistas es el principal responsable de esta serie, protagonizada por uno de los actores imprescindibles del cine danés, Nikolaj Lie Kaas, al que hemos visto en películas como Reconstruction (2003) o Ángeles y demonios (2008). 

Jericho (Inglaterra)
Steve Thompson para ITV

Steve Thompson es uno de los nombres fundamentales de la última década de la televisión inglesa. Su firma está en series como Dr. Who (2005-), Sherlock (2010-) o la secuela de Arriba y abajo (2010), así que nos despierta especial curiosidad esta nueva aventura desarrollada por él mismo. Estamos ante un drama histórico desarrollado en Yorkshire en 1870, en medio de la construcción de un puente para el ferrocarril. El primer episodio asienta las bases de una producción perfecta, con una calidad formal sobresaliente y unos personajes que mantienen el interés gracias a la inteligente dosificación de sus personalidades y objetivos. Actores destacados como Clarke Peters (al que siempre recordaremos en The wire (2002-2008)) o Hans Matheson (al que vimos en la segunda temporada de Los Tudor (2007-2010)), ponen el contrapunto perfecto a una serie que mejora en cada episodio. Destaca también el trabajo de Tim Phillips, joven compositor que ofrece una de las bandas sonoras más sobresalientes del año.  

Stan Lee's Lucky man (Inglaterra)
Stan Lee y Neil Biswas para Sky 1

Acostumbrados a ver el nombre de Marvel delante de los títulos de las principales series de televisión que adaptan el universo de la marca, comprada por Walt Disney, esta producción sin embargo cuenta con la colaboración de Stan Lee, el responsable de Marvel que, a sus 93 años, sigue activo imaginando personajes que se salen de lo habitual. La productora de Downton Abbey, Carnival Films, decidió fichar a Stan Lee para que pusiera en marcha una serie de televisión. El resultado es, sobre todo, la creación de una especie de superhéroe que tiene que tiene mucho de antihéroe, un policía sacudido por el mundo de las apuestas al que un día le llega la suerte en forma de amuleto. Londres se convierte en otra de las protagonistas de esta historia policial protagonizada por el siempre solvente James Nesbitt, siendo el escenario principal de las investigaciones de este detective. Un cambio de fisonomía que también aporta otro aire a la serie.


Black widows (Noruega)
Anne-Marie Olesen para TV3

Protagonizada por tres mujeres (una danesa, una sueca y una noruega), cuyas vidas conyugales están marcadas por el maltrato, estas "viudas negras" marcan la primera colaboración entre los tres países en una producción televisiva. Se trata de una especie de remake de una serie finlandesa de gran éxito, Mustat lesket (2014), que se centraba en las esposas de unos altos ejecutivos que descubrían que sus maridos eran delincuentes. Aquí la historia comienza al final, cuando ellas deciden asesinarles y continuar sus vidas sin soportar la violencia verbal y física. Pero las sospechas de un policía noruego hace tambalearse el plan de las tres viudas. La serie juega bien con el humor negro, y aunque recuerda a Mujeres desesperadas (2004-2012), tiene su particular sentido de la narrativa. Para espectadores que no sean nórdicos se pierden los matices humorísticos sobre los malentendidos linguïsticos, y esto le quieta fuerza a la comedia, pero la presencia de Peter Stormare, que regresa a su país de origen, siempre es estimulante.    


Dios Inc. (México)
Sergio Sánchez para HBO Latin America

La prestigiosa productora HBO continúa diversificando su sistema de producción a nivel internacional, dando paso a series desarrolladas en otros países desde 2004. Desde México nos llega ahora una historia que ha despertado cierta polémica ya que plantea dudas sobre las religiones y el poder económico que hay detrás de ellas. El protagonista es un doctor en filosofía que regresa a su ciudad después de estar 10 años ausente solo para ver que su libro sobre el creador del concepto de Dios ha sido plagiado y está siendo utilizado por sectas para "educar" a sus seguidores. Con una buena factura técnica, aunque flojea en efectos visuales quizás demasiado ambiciosos, la serie tiene buenas interpretaciones y sigue algunos parámetros que la sitúan en la estela de Breaking bad (2008-2013), aunque sin llegar a su excelencia. Aunque tiene altibajos en su planteamiento narrativo y un desequilibrio en el elenco actoral, es una serie interesante más por el fondo que por la forma. 

The night manager (El infiltrado) (Inglaterra-EE.UU.)
David Farr para BBC y AMC

Las alianzas entre televisiones para producir series de producción costosa dan resultados a veces irregulares. Ahora, la cadena norteamericana AMC y la televisión británica BBC se unen para adaptar una novela de John Le Carré que se desarrolla en diferentes países. Como de costumbre, se trata de una historia de espías que contiene buenos momentos de incertidumbre y una compleja construcción de personajes. Dirigido por la danesa Susanne Bier, el episodio piloto es una clásica narración de suspense que a veces decae en ritmo, pero que encuentra su mejor baza en el trabajo de los británicos Tom Hiddleston y Hugh Laurie, que regresa a la televisión tras el éxito de House (2004-2012) y su breve participación en Veep (2012-), que mantienen una tensión cuando coinciden en escena que vale por mil escenas de acción. La participación en la producción del español José Luis Escolar hace que encontremos en la efectiva banda sonora a Víctor Reyes y en el reparto a Antonio de la Torre en una anecdótica intervención.