11 julio, 2010

Premios Emmy 2010: Miniseries y telefilmes

Se han dado a conocer las nominaciones para los Premios Emmy, una lista interminable de categorías de las cuales a nosotros nos importan sólo unas cuantas. Las previsiones se han confirmado, no hay grandes sorpresas pero sí interesantes descubrimientos. 

En las categorías dedicadas a las miniseries y telefilmes, de las que nos ocupamos en el post de hoy, los títulos que más repercusión han tenido a lo largo de la temporada televisiva norteamericana han conseguido el reconocimiento que se esperaba de ellos, y como suele ser habitual BBC y HBO siguen siendo las representantes más aventajadas de una televisión de calidad que le da mil vueltas a las producciones chapuceras de TVE.

The Pacific (HBO). 24 nominaciones. Ahí es nada. Si con Hermanos de sangre Steven Spielberg y Tom Hanks lograron estar presentes en 19 categorías, esta vez han echado el resto y consiguen que esté nominado hasta el chico de los recados. Tan alto número de nominaciones se debe, en buena parte a que en muchas de las categorías hacen doblete o triplete. Aunque, curiosamente, ninguno de los jóvenes actores protagonistas está nominado, algo sorprendente teniendo en cuenta que se trata de una producción que se sostiene en las historias humanas. A pesar de todo a muchos (entre ellos  el que suscribe) la miniserie más cara de HBO no terminó de convencernos, aunque se aprecie la calidad de algunas de sus secuencias y la buena factura del conjunto. Pero The Pacific aporta poco a las mil historias bélicas que hemos visto en cine y televisión. 
Banda sonora: Entre las nominaciones, por supuesto, la espléndida partitura de Geoff Zanelli, Blake Neely y  Hans Zimmer (que pasaba por allí). Una banda sonora emocionante que contiene melodías sobrecogedoras.

You don't know Jack (HBO). 15 nominaciones. No se ha quedado corta la versión televisiva de la historia del polémico Jack Kevorkian, apodado el "Doctor Muerte", un médico retirado que asistió al suicidio de más de un centenar de personas argumentando el derecho a la libre decisión de morir o seguir viviendo que tenían sus pacientes, terminales o víctimas de enfermedades degenerativas. Una reflexión mucho menos sentimentaloide que Mar adentro que cuenta con un soporte principal: la mejor interpretación de Al Pacino desde su magnífico trabajo en Angels in America (2003) (que, por cierto, estaría bien que alguna distribuidora decidiera de una vez por todas editarla en España). Pacino se transforma en este doctor inteligente e histriónico y nos da toda una lección de mimetismo interpretativo, pero aportando ese grado de humanidad que el personaje requiere. Barry Levinson consigue contarnos la historia con interés, sin caer en el dramatismo, pero sin evitar algunos momentos (las entrevistas que grababa en video a sus pacientes) que te ponen los pelos de punta. Al Pacino, que tiene toda la pinta de lograr este año su segundo Emmy, está rodeado de otros actores que cumplen con talento su papel: Brenda Baccaro y Susan Sarandon (ambas también nominadas), Danny Huston (qué camaleónico es este actor) y John Goodman (que también está nominado, y que nos ha ofrecido este año otra gran interpretación en la serie Treme). 
Banda sonora: El brasileño Marcelo Zarvos aporta un minimalista trabajo que algunos han calificado como una copia de Thomas Newman. Pero la música de Zarvos (uno de los autores más interesantes del panorama actual) tiene más matices y menos parecidos que los que se han dicho. 

Temple Grandin (HBO). 15 nominaciones. La cadena de pago es especialista en elaborar cuidadas biografías televisivas. En este caso, este telefilme se basa en la vida real de una joven autista que, a pesar de sus miedos frente al mundo exterior, consiguió convertirse en una de las científicas más destacadas de su país, y actualmente imparte clases en la Universidad de San Francisco. Dirigida por Mick Jackson, esta complicada recreación de la mente de una mujer con una mente prodigiosa tiene, de nuevo, una base interpretativa como elemento principal. Y es que Claire Danes está fabulosa en el que quizás es el mejor trabajo que ha hecho en toda su ya larga carrera. Curiosamente, su marido, el británico Hugh Dancy, interpretó el año pasado a un autista en la película Adam (aquí editada directamente en DVD). Pero la recreación que hace Claire Danes es sorprendente, sobre todo si vemos algunos videos de la Temple Grandin auténtica. No sé cómo están sus competidoras en sus respectivos papeles, pero sería una injusticia que la joven actriz no consiguiera un reconocimiento por este difícil trabajo. 
Banda sonora: Al igual que los dos anteriores, la composición de Alex Wurman para este telefilme también está nominada. Quizás por la fascinación que produce el personaje, la banda sonora permanece en segundo plano, pero tiene algunos momentos verdaderamente inspirados. 

Return to Cranford (BBC). 7 nominaciones. Procedente de la prestigiosa BBC, esta miniserie de dos episodios es la continuación de una de las series más deliciosas que ha producido el canal británico en los últimos años. Cranford (2007) (inédita en España) era una comedia de época victoriana que tenía como protagonistas a algunos de los mejores intérpretes del cine y la televisión ingleses: Judi Dench, Eileen Atkins, Imelda Staunton, Michel Gambon, Jonathan Pryce...  y que este año ha tenido una continuación dentro del programa Masterpiece. Es la única nominada en la categoría de Miniserie junto a The Pacific, así que lo tiene bastante complicado, pero al menos nos presenta uno de esos trabajos pulcros, estilizados, de perfecta ejecución, que siempre ha sabido hacer la BBC. 

The special relationship (BBC/HBO). 5 nominaciones. Un poco decepcionantes han sido las escasas nominaciones que ha logrado este telefilme dirigido por Richard Loncraine en torno a la relación de amistad entre el presidente Bill Clinton y el primer ministro inglés Tony Blair. Y eso que venía avalado por el guión de Peter Morgan, autor de magníficas producciones para cine (The queen, Frost/Nixon, The Damned United) y televisión (Longford), y por las interpretaciones del siempre certero Michael Sheen (tercera vez que encarna a Tony Blair) y Dennis Quaid. Pero la cosa no ha terminado de cuajar y a pesar de los indudables valores de esta producción se ha limitado a estar presente en contadas categorías, eso sí, de las más destacadas. 

Treme (HBO). 2 nominaciones. El gran ausente de las nominaciones de este año en los Emmy es el regreso de David Simon a la televisión de gran formato. Esta maravillosa incursión en el universo musical de Nueva Orleans se ha quedado con dos únicas nominaciones: el trabajo de dirección de Agnieszka Holland en el episodio piloto y la canción principal. Ni qué decir tiene que es injusto este ninguneo, por mucho que la serie no termine de alcanzar la maestría de The wire. Pero algunas de las interpretaciones, el trabajo de guión, determinados episodios... merecían sin duda estar presentes en las categorías principales, y dejar ya de lado a una serie como Mad men que acaba siempre acaparando nominaciones cuando ya ha conseguido todo lo que tenía que conseguir en cuanto a premios. Esperemos que la segunda temporada logre el reconocimiento que no ha tenido ésta.