13 diciembre, 2008

¿Hay que saber inglés para ver un DVD?

Da la impresión de que existe poco control en el mercado del DVD. Igual que se exige que los aparatos que compramos tengan las instrucciones en español, debería exigirse a las distribuidoras de DVD que sus contenidos estén, al menos, subtitulados en nuestro idioma.

La SGAE anda últimamente haciendo el ridículo contratando detectives para espiar las fiestas de boda a ver si rascan algunos miles de euros (que luego tienen que devolver con creces para pagar sanciones de la Agencia de Protección de Datos), o exigiendo el pago del canon a las fiestas populares tradicionales como las Fallas, y esperando que no suene muy fuerte la carcajada que a uno le entran ganas de soltar en su jeta. Y digo yo, ¿es ésta la nueva política de José Luis Borau, presidente de la SGAE y reciente académico homenajeado en el Festival de Sevilla? Porque al fundamentalista Teddy Bautista ya lo conocemos de sobra.

Mientras tanto, nadie parece defender el derecho de los consumidores a que no nos den gato por liebre. Recientemente, AVEI (Asociación Videográfica Española Independiente) publicó una carta de protesta enviada al Ministerio de Cultura denunciando “la edición irregular” de DVD por parte de la empresa Producciones Naimara S.L. que distribuía, según la denuncia, “títulos sin la pertinente calificación por edades y sin el número de expediente del ICAA preceptivo; con números de expediente inexistentes; con calificaciones caducadas hace muchos años; sacar títulos con el certificado aún sin conceder o que no coinciden con los datos que contiene el listado del ICAA; usando números de expedientes y calificaciones copiadas de otros títulos o calificaciones y número de expediente copiado del que ha sido concedido a otra empresa; títulos que no indican las calificaciones por edades o calificaciones por edades inventadas.”

Esto está muy bien. Hay que denunciar las irregularidades para lograr un “mercado audiovisual de calidad”. Pero, si AVEI lucha por conseguir ésto, no se entiende que no denuncien igualmente la falta de información al consumidor cuando se publican, como hace Sony con muchos de sus clásicos, películas sin subtítulos en español o sin el formato adecuado, o como viene haciendo Warner incluso en ediciones especiales como Quo Vadis? o en ediciones de series como The wire.

¿Por qué no se denuncian desde AVEI estas prácticas, que vienen siendo habitualmente descritas en foros de aficionados como mundodvd? ¿Quizás porque algunos de los socios de AVEI, como Llamentol, son de los que habitualmente llevan a cabo esta práctica? ¿O porque los socios de AVEI no tienen cojones para enfrentarse a multinacionales como Sony y Warner, pero sí a empresas con menores recursos para defenderse?

Ya que la SGAE aboga por la absoluta legalidad, ya que AVEI y sus socios tratan de conseguir un mercado de calidad, no se entiende que la escasez de información en las ediciones en DVD (especialmente los clásicos, claro, que tienen un público más minoritario), sea todavía una asignatura pendiente en el mercado audiovisual español.

Sólo desde iniciativas personales de consumidores como la petición que pretende enviar a Sony Pictures Home Entertainment un grupo de aficionados en contra de sus lamentables ediciones de clásicos, se puede conseguir realmente que la calidad de los productos que se ofertan sea real. Las asociaciones de empresas que defienden una supuesta calidad acaban convirtiéndose en lobbies que sólo defienden lo que les interesa, porque entre ellos hay lobos con piel de cordero.

Por cierto, un mea culpa para los medios de comunicación que muchas veces actuamos más como elementos publicitarios, más que como informativos, cuando deberíamos ser los primeros en dar la correcta y completa información a nuestros oyentes-lectores.

Petición online contra Sony Pictures Home Entertainment