07 octubre, 2016

Inicio de temporada (2): Héroes y antihéroes

Seguimos repasando algunas de las novedades que han llegado en estas primeras semanas del comienzo de temporada a las cadenas de televisión y plataformas digitales norteamericanas, y que en algunos también han llegado a nuestro país. Hablamos a continuación de algunas de las series más esperadas de 2016, que nos traen historias de héroes y de antihéroes más pegados a la realidad de lo que suele ser habitual. 

Luke Cage 
Cleo Hodari Coker para Netflix

Tras la buena acogida de su colaboración con Marvel que dio lugar a series como Daredevil (2015-) y Jessica Jones (2015-), y antes de desarrollar otras producciones como The Defenders (2017-), Netflix presenta para esta temporada la adaptación del cómic creado por Archie Goodwin, John Romita, Sr. y George Tuska en 1972, un intento de la editorial por acercarse a un público de raza negra que en aquella época disfrutaba de héroes de color que iniciaron la denominada blaxploitation en el cine y la literatura. La serie plantea, como en Jessica Jones o Daredevil, un universo protagonizado por héroes que no quieren serlo, y que al final acaban sucumbiendo a sus propios poderes, en un Harlem corrupto y violento. El problema radica en si este personaje es, per se, lo suficiente interesante como para protagonizar una serie. Y ciertamente, Luke Cage se nos antoja más atractivo como ese secundario misterioso de las aventuras protagonizadas por Jessica Jones que como este héroe que, en realidad, funciona casi como una especie de remedo de Shaft en Las noches rojas de Harlem (Gordon Parks, 1971). Aunque ni siquiera explota del todo esa condición de representante de la neo-blaxploitation que tiene el personaje, solo presente a través de una espléndida ambientación musical que, aquí sí, nos presenta el auténtico espíritu del "black power". Tampoco ayuda la producción de trece episodios que se nos antojan excesivos y, por mucho que exista una especie de división argumental a mitad de la serie, Luke Cage hubiera dejado mejor sabor de boca si se hubiera limitado a una temporada de seis o siete capítulos. 

Westworld
Jonathan Nolan y Lisa Joy Nolan para HBO

Sin duda estamos ante una de las producciones más esperadas de los últimos años, acrecentada, por un lado, por la necesidad de HBO se encontrar una apuesta que sustituya a Juego de tronos (2011-) cuando terminen sus dos últimas temporadas, y por otro, en las continuas noticias sobre problemas en el rodaje y barones en la producción que la han rodeado de un cierto morbo. Basada en la novela de Michael Crichton que él mismo llevó a la pantalla en Westworld. Almas de metal (Michael Crichton, 1973), el planteamiento combina el género western con la ciencia-ficción. Y si en la película se planteaba como un producto de serie B, aquí se han desplegado todos los recursos para convertirla en una gran superproducción con un reparto de lujo encabezado or Michael Madsen, Evan Rachel Wood, Ed Harris y Anthony Hopkins. El resultado, a pesar de los tropiezos, es esperanzador, planteando un universo que sin duda resulta atractivo y con las suficientes dosis de violencia, sexo y despliegue técnico como para situarse en la primera línea de las producciones de HBO. Pero al mismo tiempo la dirección del propio Jonathan Nolan en el episodio piloto nos plantea reflexiones en torno al ser humano y su futuro que acaban resultando tan refrescantes como las que veíamos en otros de sus trabajos como la película Interstellar (Christopher Nolan, 2014). 

Crisis in six scenes
Woody Allen para Amazon

Otra de las novedades esperadas esta temporada es la primera incursión de Woody Allen en el universo de las series, a través de la plataforma digital Amazon. Planteada como una única temporada de seis episodios, parece que, a tenor de las posteriores declaraciones del director, será también la última de sus incursiones en el universo televisivo. En todo caso, la historia tiene todas las características de sus películas, aquí situada en unos convulsos años sesenta (con brotes de rebeldía callejera que, en cierto modo, encuentran paralelismo también en la actualidad), y esta protagonizada por un matrimonio al que dan vida Woody Allen y su propia esposa, la actriz Elaine May. El problema radica en que, finalmente, ha acabado siendo una obra menor del director neoyorquino, que cae en lugares comunes, chistes ya contados y planteamientos escénicos que resultan demasiado previsibles. Da la impresión de que Woody Allen no consigue desarrollar en poco más de tres horas (cada episodio es de 30 minutos) una historia que, sin embargo, en sus películas, no pasa de hora y media. Y resulta incluso, a pesar de sus evidentes esfuerzos, mucho menos divertida de lo que se podría esperar, con cierta incapacidad para mantener la atención del espectador, si no fuera porque la propia presencia de Woody Allen en la pantalla es todo un lujo. 

Berlin station
Olen Steinhauer para Epix

Producida en Estados Unidos pero rodada en Berlín, esta nueva historia de espías tiene como protagonista a un agente de la CIA encargado de infiltrarse en una red que se dedica a publicar documentos secretos de la agencia. Aunque se desarrolla en la actualidad, la serie sigue el rastro de otras producciones de espías que han encontrado un hueco en el panorama televisivo, como es el caso de The americans (FX, 2013-) y consigue elaborar una trama de thriller que acierta en su ejecución y en el dibujo de los personajes (algunos, como el de Rhys Ifans, quizás algo previsibles). Con un buen reparto, en el que encontramos excelentes actores como Richard Jenkins o Richard Armitage, al que recordamos en su magnífica intervención en la tercera temporada de Hannibal (NBC, 2013-2015), este Berlin station cuenta con suficientes elementos como para despertar nuestra curiosidad y el interés en una trama que, sin ser especialmente brillante, sí desarrolla subtramas que pueden encontrar una buena conexión con la historia principal. Epix es el canal de televisión participado por Paramount Pictures, Metro Goldwyn-Mayer y Lions Gate, que este año ha dado un salto a la producción de series como ésta o la comedia Graves (2016-), protagonizada por Nick Nolte. 


Timeless
Shawn Ryan y Eic Kripke para NBC

Finalmente llegó a España el episodio piloto de Timeless, serie que, junto a los próximos estrenos de Time after time (ABC, 2017-) y Making History (Fox, 2017-), aborda el tema de los viajes en el tiempo esta temporada. Creada por Shawn Ryan, productor de The shield (FX, 2002-2008) y The get down (Netflix, 2016-), y Eric Kripke, showrunner de Sobrenatural (CW, 2005-), el planteamiento gira en torno a tres viajeros en el tiempo que tratan de evitar que determinados hechos cambien la historia tal y como la conocemos. Aunque la puesta en escena es adecuada, el desarrollo de los personajes resulta simple y de poco interés, mientras la historia que se desarrolla en el piloto, centrada en el vuelo del Hindenburg, es menos espectacular de lo que se podría esperar y funciona solo a ratos. El resultado final es poco esperanzador, más tendente a una serie de sobremesa que a una producción para el prime time. El morbo viene dado por la demanda por plagio interpuesta por la productora de El Ministerio del tiempo (TVE, 2015-), y ciertamente existen similitudes y resulta sospechoso que esté desarrollada por Eric Kripke, el mismo showrunner con el que la productora española negociaba una versión para Estados Unidos, pero también es verdad que la propia serie española no se ha librado de acusaciones semejantes con respecto a sus referencias a Doctor Who (1963-1989) y su planteamiento cercano a un proyecto inacabado de sus mismos creadores titulado, precisamente, The ministry of time.


Quarry
Michael D. Fuller y Graham Gordy para Cinemax

La serie estrella de Cinemax para esta temporada es este drama que se desarrolla a finales de los sesenta, con el regreso de un soldado de la guerra de Vietnam en medio de una oleada de protestas. En este sentido, la historia tiene algo de El cazador (Michael Camino, 1978), pero sabe conjugar la historia principal (que en un principio podría no ser especialmente atractiva dado que la inadaptación de veteranos de guerra la hemos visto ya en muchas ocasiones), con una trama de thriller que tiene en la interpretación del siempre excelente Peter Mullan su principal baza. Precisamente el desarrollo de una historia que propone giros de guión inesperados y que se alimenta de personajes ricos y casi diríamos que con referencias de David Lynch (ese secuaz aficionado a la música) es lo que otorga a esta serie un sello de calidad característica, por otra parte, de la cadena de cable. Cinemax, creada por HBO, mantiene una producción de series que se basa más en la calidad que en el cantidad, aunque no siempre con resultados positivos. Las excelentes The knick (2014-) y Banshee (2013-2016) son ejemplos de ello, aunque también haya tenido tropiezos recientes como Outcast (2016-). En este caso, podemos decir que Quarry es, junto a This is us (NBC, 2016-), una de las sorpresas positivas de esta nueva temporada. 





Luke Cage se emite en Netflix
Timeless se emite en Movistar +