30 septiembre, 2016

Inicio de temporada: revivals y realidades

Tras la resaca de los premios Emmy, la temporada otoñal comienza en la televisión norteamericana con el regreso de algunos de sus platos fuertes como American horror story (FX, 2011-), Scream queens (Fox, 2015-) o The blacklist (NBC, 2013-) ya han desembarcado con sus nuevas propuestas en las cadenas de televisión, y el estreno esta misma semana de algunas series firmadas por nombres como Woody Allen. Nosotros repasamos algunos de los nuevos títulos que acaban de presentarse este mes de septiembre y que llegan con vocación de continuidad. Las propuestas van desde las algo repetitivas miradas a los ochenta y los retazos de realidad que demuestran que, al fin y al cabo, si hay una buena materia prima se pueden construir grandes historias. Estos son algunos de los nuevos títulos que hemos visto, a sabiendas de que resulta difícil y arriesgado juzgar una serie por sus primeros episodios: 

Arma letal
Matthew Miller para Fox

Matthew Miller, especialista en series de acción Matthew Miller con menos fortuna que acierto como Las Vegas (NBC, 2003-2008) o Los 100 (The CW, 2014-), ha sido el encargado de trasladar a los personajes que protagonizaban la película de Richard Donner a la pequeña pantalla. Lo más interesante de la versión cinematográfica que se inició con Arma letal (1987) era la contraposición entre el suicida Martin Riggs (Mel Gibson) y el veterano Roger Murtaugh (Danny Glover), que lograban una química irónica en medio de trepidantes historias de acción. En la producción estrenada por Fox se han quedado con lo segundo, aunque intentan recuperar el espíritu de esa buddy movie sin terminar de lograrlo. En parte debido a los cambios que ha sufrido Roger Murtaugh al que han rebajado la edad (aquí lo interpreta Damon Wayans), tratando de justificar su prudencia con un problema cardíaco. Sinceramente, creemos que haber introducido a un policía veterano a punto de jubilarse como el que daba vida Danny Glover hubiera resultado mucho más acertado como contraposición al protagonista. En todo caso, la química entre Wayans y Clayne Crawford no termina de funcionar, y la dirección de McG en el episodio piloto resulta torpe e incapaz de resolver las escenas de acción con soltura. 

El exorcista
Jeremy Slater para Fox

Fox parece haberle cogido el gusto a los remakes, a pesar de fracasos como el de Minority report (2015), y también es la responsable de otra de las versiones más esperadas de la temporada.  En esta ocasión, el guionista Jeremy Slater, que estrenó el año pasado la irregular historia de terror El efecto Lázaro (2015) y la penosa nueva versión de los Cuatro fantásticos (2015), se encarga de adaptar la novela original de William Peter Beatty que fue llevada al cine por William Friedkin en 1973. Sin duda, los cinco episodios de que consta esta primera temporada le permiten desarrollar mejor la historia original, pero no por ello se trata de una adaptación fiel, aquí más centrada en la figura de los exorcistas que de la familia de la niña Regan (con la recuperación de Geena Davis en el papel que interpretó Ellen Burstyn en la película). Lo cual sin duda les permite centrar la trama en los sacerdotes para su posible continuidad (aquí de nuevo con elementos hispanos, como el que aporta el actor mexicano Alfonso Herrera), pero también homogeneiza el desarrollo de la historia y nos resulta menos atractiva que, por ejemplo, el comienzo de la irregular Outcast (Cinemax, 2016-). No cabe duda que hay momentos desasosegantes en el piloto que dirige Rupert Wyatt, director de El origen del planeta de los simios (2011), pero también es cierto que hay elementos que nos hacen temer que el camino a seguir va a ser más convencional que arriesgado. 

MacGyver
Peter M. Leskov para CBS

Como hemos visto, a pesar de los resultados pobres que están suponiendo a nivel de crítica y audiencias, las cadenas siguen empeñadas en poner en marcha remakes de películas o series de los ochenta. Ahora le toca al experto en artificios Angus MacGyver, protagonista de un reboot o, si se prefiere, actualización para el público juvenil, cuya producción fue más que accidentada, incluido el rechazo por parte de la cadena del episodio piloto original. James Wan, responsable de títulos de éxito como Saw (2004), Insidious (2010) o Expediente Warren (2013), que había abandonado el proyecto por incompatibilidad de agenda, tuvo que regresar para rodar un nuevo piloto. El resultado es lo que se podía esperar, una innecesaria revisión juvenil del personaje, ahora trabajando en equipo (con secundarios de escasa entidad presentados de un plumazo), y con pocos valores en común con la serie original, MacGyver (1985-1992), aunque ésta misma tiene más de nostalgia televisiva que de auténtico interés, todo hay que decirlo. En todo caso, viniendo de un director como James Wan las escenas de acción están resueltas con desgana e indiferencia. Y si alguien piensa que las nuevas generaciones se van a enganchar al personaje están muy equivocados, porque hasta en la piel del joven actor Lucas Till resulta trasnochado.


Designated survivor
David Guggenheim para ABC

Con retraso en el estreno y cambio de showrunner (la responsable de Sexo en Nueva York (HBO, 1998-2004), Amy B. Harris, abandonó el proyecto por diferencias creativas), el regreso de Kiefer Sutherland como protagonista de una serie de televisión se produce con este solvente thriller político que resulta convincente a pesar de lo inverosímil de su punto de partida. Sí, estamos otra vez ante un ataque supuestamente terrorista, y de nuevo en mitad de una trama policíaca con el telón de fondo de la Casa Blanca, pero el capítulo piloto, sin plantear grandes hallazgos, se desarrolla con intensidad y buen ritmo, y nos permite disfrutar de una trama que parece dirigirse más hacia la conspiración política interna y menos en torno a la habitual guerra internacional. ABC parece haberle cogido el tono a las tramas de corte político, manteniendo en antena otras series similares como Scandal (2012-) o más recientemente Quantico (2015-), y las audiencias parecen también tener preferencia por este tipo de historias. Sin duda, una serie en la que en los primeros cinco minutos todo el gabinete gubernamental de Estados Unidos muere a consecuencia de una explosión tiene elementos suficientes para llamar nuestra atención.   


Falling water
Blake Masters y Henry Bromell para USA Network

La carrera del español Juan Carlos Fresnadillo en Hollywood no está siendo fácil, posiblemente por su empeño en mantener una cierta personalidad dentro del stablishment de las grandes productoras. En 2012 abandonó el rodaje del remake de Los inmortales (1986) por diferencias creativas, y recientemente ha sido la productora Dreamworks la que le ha apeado del proyecto Haunted debido al aumento de los costes de reproducción. La sequía creativa del director tinerfeño desde su irregular Intruders (2011) se ha detenido con el piloto de este thriller sobrenatural producido por Gale Anne Hurd, productora de The walking dead (AMC, 2010-) y creada por Henry Bromell, productor de la tercera temporada de Homeland (Showtime, 2011-). La serie plantea la conexión entre varios personajes a través de los sueños, pero resulta inconexa y confusa, debido en parte a un trabajo de dirección poco acertado. Esa voz en off que nos plantea reflexiones sobre el ser humano nos suena mucho a Héroes (NBC, 2006-2010), y la visión poliédrica de la sociedad tiene algo del crisol humano que muestran las hermanas Wachowski en Sense8 (Netflix, 2015-), pero sin la décima parte del interés que despiertan los personajes. En todo caso, es una serie para seguir descubriendo, no vaya a ser que acabe escondiendo sorpresas. 


This is us
Dan Fogelman para NBC

Entre los estrenos de la temporada éste es, sin duda, el más prometedor de todo. Pocos episodios piloto hemos visto tan perfectamente escritos como el de esta serie, creada nada menos que por el responsable de la divertida comedia músico-medieval Galavant (ABC, 2015-2016) o de películas de animación como Cars (2006) y Enredados (2010). Pero, aunque introduce ciertos momentos de ironía, This is us es todo un drama de personajes escritos con el talento de un guionista en estado de gracia (Dan Fogelman estrena también esta temporada el drama deportivo Pitch (Fox, 2016-)). En algunos momentos, este puzzle de personajes que encaja a la perfección en un final sorprendente y apabullante, recuerda a dramas de trazo maestro como ese American crime (ABC, 2015-). La propuesta nos presenta a cuatro protagonistas que cumple años el mismo día, y cuyas vidas sufren una catarsis en el mismo momento. Tras ver el episodio piloto, no se tiene una auténtica certeza de por dónde van a discurrir sus historias, y eso es lo mejor que le puede pasar a una serie que no juega al artificio ni al recurso fácil (y que se permite, de hecho, criticar la estulticia de muchas de las producciones que emiten las cadenas de televisión). Posiblemente no será una de las que más audiencia tenga, aunque sus casi 10 millones de espectadores es un muy buen comienzo, pero sin duda estamos ante una de las series más atractivas de esta temporada.


Easy
Joe Swanberg para Netflix

Otra de las propuestas interesantes para esta temporada es esta comedia creada por Joe Swanberg, uno de los principales mentores del movimiento mumblecore (esas películas de corte independiente que juegan a la improvisación planteando historias realistas sobre las relaciones humanas), cuyos otros representantes visibles, los hermanos Duplass, también han acabado curiosamente en el campo de la televisión, dirigiendo proyectos como Togetherness (HBO, 2015-2016) o The Mindy project (Hulu, 2012-) de Mark Duplass, o como Jay Duplass, coprotagonista en Transparent (Amazon, 2014-), que acaba de estrenar su tercera temporada, y productor en la serie de animación Animals (HBO, 2016-). Lo interesante de Easy es que sus ocho episodios son en realidad ocho cortometrajes protagonizados por actores diferentes (en alguno se repite la historia central) que hablan del sexo, de la cultura, de la sociedad tecnológica y sobre todo de cómo en las relaciones humanas a veces hacemos más difícil lo que en realidad debería ser sencillo. Dentro de la irregularidad que suelen tener este tipo de planteamientos, la serie propone una forma de contar estas historias que no es habitual en la televisión comercial. En todo caso, Netflix juega siempre al riesgo en el terreno de la comedia, con propuestas tan interesantes como Love (2016-), que dirigió Judd Apatow, o la premiada Master of none (2015-) de Aziz Ansar. 


Better things
Pamela Adlon y Louis C.K. para FX

Sin duda, el humorista Louis C.K. se ha convertido en un referente para la nueva comedia televisiva. Con un humor ácido y a veces cruel, su serie Louie (FX, 2010-) es una de las propuestas más interesantes que se han visto en los últimos años, y mientras mantiene el receso que se tomó en 2015 antes de que llegue su sexta temporada, aún sin fecha, su creador ha puesto en manos de FX otras producciones muy recomendables como Baskets (2016-), reciente premio Emmy al Mejor Actor secundario, o la web serie Horace and Pete (2016), que él mismo protagoniza junto a Steve Buscemi. Better things es una nueva comedia que tiene algunos puntos en común con Louie, pues acompaña a una mujer madura (la co-creadora Pamela Adlon) que trata de compatibilizar su condición de madre soltera con su trabajo como actriz, a una edad en la que ya de por sí resulta difícil encontrar trabajo. Más realista que aquélla, en esta serie encontramos claros tics de su creador, al tiempo que diálogos inteligentes que contienen una reflexión más profunda de lo que parece, un poco en la línea de Master of none (Netflix, 2015-). Hay, sin embargo, un punto de mayor dramatismo en la historia, pero también menos acierto a la hora de combinarlo adecuadamente con el supuesto tono de comedia que tiene la serie, que en sus primeros episodios se nos hace más convencional que aquello a lo que nos tiene acostumbrados su co-creador.



Arma letal se emite en Movistar +  
MacGyver se emitirá en Fox España
Designated survivor se emitirá en Netflix España
Easy se emite en Netflix España