14 octubre, 2016

Oscar 2017: Primeras predicciones

Faltan aún varios meses para que se entreguen los premios más relevantes de Hollywood. Pero la temporada de reconocimientos comienza dentro de poco, con la elección por parte de las distintas asociaciones de críticos norteamericanos de las mejores películas del año, y las nominaciones a los Globos de Oro que se dan a conocer a principios de diciembre. Y precisamente en estas semanas es cuando las productoras comienzan a posicionar sus apuestas para los Oscar que se entregan el próximo año, dando a lugar a las primeras listas de títulos que podrían acaparar nominaciones y galardones. Nosotros nos acercamos a continuación, con todas las cautelas que se deben tener a estas alturas, a algunas de esas películas que ya comienzan a colocarse en posiciones privilegiadas de cara a los premios de la crítica y las posteriores nominaciones a los Globos de Oro y los Oscar:

La La Land
Damien Chazelle

Aunque su paso por el Festival de Venecia cosechó críticas encontradas, este musical protagonizado por Ryan Gosling y Emma Stone, ganadora de la Copa Volpi a la Mejor Actriz, parece que va camino de convertirse en una de las películas del año. Su homenaje a la magia de Hollywood a través de la relación entre una joven aspirante a actriz y un músico de jazz tiene alguno de esos ingredientes que la hacen carne de premios. Su condición de musical al estilo clásico y cierto aire felliniano son algunas de las virtudes que desgrana esta invitación al romanticismo. El director, Damien Chazelle, ya logró tres Oscar el año pasado por su anterior película, la hermosa Whiplash (2014), que fue también finalista a Mejor Película y Dirección. Así que este puede ser el paso definitivo de este joven guionista y realizador a la primera fila de ese Hollywood al que homenajea en su película.



The birth of the nation
Nate Parker

Desde su proyección en el Festival de Sundance (Gran Premio del Jurado y Premio del Público), se planteó como una "respuesta" al racismo que destilaba la, por otro lado, obra maestra El nacimiento de una nación (D.W. Griffith, 1915), pero no se trata de una versión sino que utiliza el mismo título, cien años después, para narrar la revuelta de esclavos que protagonizó Nat Turner en 1831. Violenta y dolorosa, dirigida y protagonizada por el actor Nate Parker, se la ha comparado para bien y para mal con 12 años de esclavitud (Steve McQueen, 2013), que ganó los Oscar a Mejor Película, Actriz Secundaria y Guión Adaptado. Y esto podría ser positivo o negativo para sus aspiraciones a los Oscar. Pero, en un año especialmente sensible con el racismo policial, y tras la polémica con la Academia el año pasado, podría ser la reivindicación del black power en la industria de Hollywood. En su contra tiene la controversia por una acusación de violación hacia su director (de la que fue absuelto), pero que ya el pasado fin de semana parece haber afectado a la taquilla. 



Moonlight
Barry Jenkins

Más difícil puede tenerlo esta película que, sin embargo, ha acaparado críticas positivas allá donde se ha podido ver. Segundo largometraje de Barry Jenkins, que dirigió un "mumblecore" protagonizado por afroamericanos, Medicine for melancholy (2008) y ahora nos ofrece una historia de despertar homosexual en una comunidad negra en mitad de la guerra de las drogas en los años ochenta. Valiente incursión en el descubrimiento sexual que ha sido acogido con entusiasmo por la crítica, a la espera de su estreno oficial en Estados Unidos la próxima semana. La producción de Brad Pitt sin duda le dará un importante espaldarazo a la difusión de la película y también a su posicionamiento de cara a los Oscar.



Jackie
Pablo Larraín

Tras el éxito cosechado con su intenso thriller El club (2015), el chileno Pablo Larraín se presenta este año por partida doble, con dos títulos centrados en personajes de relevancia histórica: Neruda (2016), retrato del poeta Pablo Neruda que recibió una excelente acogida en su pase fuera de concurso en el Festival de San Sebastián, y Jackie (2016), que se acerca a la figura de la viuda de John Fitzgerald Kennedy tras el asesinato de su esposo. Un doblete que podría llevarle también doblemente a los Oscar, ya que Neruda es la película seleccionada por Chile para ser su representante oficial. En el segundo caso, muchos coinciden en que se trata de una de las mejores representaciones que se han hecho de la soledad de Jackie Kennedy, y de lo que nadie duda es que Natalie Portman tiene otra ocasión de oro para conseguir un Oscar. Darren Aronofsky, director de la película que le dio su primer Oscar, por Cisne negro (2010), es el productor, así que las posibilidades parecen muy claras.


Lion
Garth Davis

Producción australiana que cuenta con el respaldo de los hermanos Weinstein, lo cual suele ser sinónimo de presencia en los Oscar. Tampoco le faltan valores a esta película sobre la búsqueda de la identidad (de nuevo la infancia como detonador de la madurez) que devuelve al actor Dev Patel a la India y le hace merecedor de una más que probable primera nominación al Oscar. También se habla de la recuperación de Nicole Kidman tras una selección de proyectos poco acertada en los últimos años. Y en especial la película encuentra, en el viaje físico e interior del protagonista, una de sus principales bazas para transmitir la desesperación y la zozobra emocional de sus principales personajes.


Sully
Clint Eastwood

La primera colaboración entre el director Clint Eastwood y el actor Tom Hanks sin duda no pasará desapercibida de cara a los Oscar, más si cabe cuando se trata de la traslación a la pantalla de la historia de un piloto considerado un héroe por la sociedad norteamericana, tras haber amerizado un avión con 155 pasajeros en el río Hudson, salvando la vida de todos ellos. Es también una de las primeras películas que llegarán a nuestras pantallas este mismo mes de noviembre, y cuenta con todos los requisitos para estar entre las más nominadas de la temporada, aunque la crítica no la sitúa precisamente entre las películas más afortunadas de su director. Su banda sonora, de ramificaciones jazzísticas, es un excelente trabajo conjunto entre Clint Eastwood y The Tierney Sutton Band, y tiene ya de entrada un merecimiento especial para lograr el Oscar.



Fences
Denzel Washington

En su tercera incursión como director, Denzel Washington protagoniza también esta adaptación de la obra teatral de August Wilson, ganadora del premio Pulitzer. Él y Viola Davis, que también le acompaña en la película, ganaron el premio Tony a Mejores actores por su trabajo en el reestreno de esta obra en Broadway en 2010. Y sin duda parece más que probable su nominación al Oscar, junto a la propia película. El poderoso monólogo que dice el protagonista en el trailer es el reflejo de la intensidad con la que se muestra la vida de esta pareja a lo largo de los años, en medio de los conflictos raciales vividos en los años 50. Otro de los dramas raciales de este año, Loving (Jeff Nichols, 2016), también habla, en este caso, de una pareja interracial que es condenada a prisión en los cincuenta, y también suena como probable candidata a los Oscar.



Manchester by the sea
Kenneth Lonergan

Junto a The birth of a nation, ésta fue una de las películas que más destacaron en el Festival de Sundance, en esta ocasión dentro del terreno de un cine más independiente, centrado en la historia de un hombre que debe hacerse cargo del hijo adolescente de su hermano. De nuevo estamos ante una película que tiene en el trabajo de sus protagonistas, Casey Affleck y Michelle Williams, su principal baza, y el primero suena como una muy seria posibilidad de cara a los Oscar. La película quizás no tenga la potencia distribuidora como para competir en igualdad de condiciones con otras, pero precisamente su condición de producto pequeño y centrado en las emociones puede ser su mayor ventaja. Y, si consigue colarse entre las películas nominadas, podríamos estar ante la introducción plena de las plataformas digitales en el cine comercial, ya que la productora principal es Amazon Studios.



Live by night
Ben Affleck

Aunque como actor su incursión en el universo de Batman ha sido criticado, como director ha logrado el reconocimiento gracias a títulos como Argo (2013), que ganó tres Oscar, entre ellos el de Mejor Película. Que su productora haya decidido realizar estrenos en Nueva York y Los Angeles en el mes de diciembre, aunque su estreno oficial está previsto para enero, indica las posibilidades que le ven de cara a las nominaciones de los Oscar. Historia de gángsters con esas dosis de violencia heredadas del mejor Martin Scorsese, esta película tiene elementos suficientes para acaparar nominaciones este año, a la espera del recibimiento que tenga entre los diferentes premios de la crítica.



Hell or High Water (Comanchería)
David MacKenzie

Podría ser una de las tapadas de este año en las nominaciones de los Oscar. Escrita por Taylor Sheridan, guionista de Sicario (Denis Villeneuve, 2015) y protagonizada por un Jeff Bridges inconmensurable, al que de nuevo podría caerle una nominación al Oscar, este neo-western ha sido considerado como uno de los filmes de acción más contundentes de este año. Que fuera seleccionado para la Sección Un Certain Regard del Festival de Cannes nos indica que no se trata simplemente de un thriller más, y que sus virtudes pueden llevarle de cabeza hacia unas nominaciones que en principio no serían especialmente previsibles. En España, la distribuidora decidió pasar su estreno previsto en noviembre hasta finales de año, en previsión de las posibles candidaturas que le pudieran caer. 



Patriots day 
Peter Berg

Este año podríamos tener doblete de nominaciones con dos películas dirigidas por Peter Berg (también productor de Hell or high water) y protagonizadas por Mark Whalberg, ambas basadas en hechos reales. Se trata de Marea negra (2016), sobre el accidente en un oleoducto en Nuevo México que provocó 11 muertos y una gran catástrofe ecológica, y Día de patriotas (2016), sobre el atentado con bomba ocurrido en 2013 en la maratón de Boston. Por su carácter de reivindicación de la patria, nos quedamos con la segunda como más probable receptora de nominaciones a los Oscar (de ambas se destaca también especialmente el trabajo de Mark Whalberg), pero si las dos acabaran consiguiendo nominaciones en categorías principales, estaríamos ante un hecho insólito en la historia de los premios de la Academia.



Billy Lynn's long halftime walk
Ang Lee

El director Ang Lee regresa tras La vida de Pi (2012) con un retrato de la sociedad norteamericana a través de los fantasmas de la guerra. Basada en la popular novela de Ben Fountain, gira en torno a un joven de 19 años que regresa de la guerra de Irak con las heridas físicas y psíquicas que le produce su participación en un conflicto absurdo. Con un reparto ecléctico en el que podemos ver a Steve Martin, Vin Diesel o Kristen Stewart, la película pasó por el Festival de Nueva York recientemente recibiendo encendidas críticas positivas, lo que la sitúa entre los títulos con más probabilidades de participar en la carrera de los Oscar a la que, por cierto, es habitual el director de origen chino. 




Un monstruo viene a verme
J.A. Bayona

No cabe duda que Universal apostará por esta película de cara a los Oscar, especialmente tratando de tocar la fibra sensible (o sensiblera) de los académicos. La presencia de Liam Neeson en el reparto, que este año parece dirigirse hacia una nueva nominación por su trabajo en Silence (Martin Scorsese, 2016) juega a su favor, y el nombre de J.A. Bayona ya es más conocido en Hollywood que cuando estrenó Lo imposible (2012), con la que no se consiguió el número de nominaciones que se hubiera deseado. Aunque su estreno en Estados Unidos se ha pospuesto para el 23 de diciembre, la película parece tener tibias posibilidades de cara a los Oscar, pero al menos en las categorías técnicas puede encontrar una presencia destacada.



No hay que olvidar otros títulos que también suenan de cara a los Oscar, como el último trabajo de Martin scorsese, Silence, que podría darle una nueva nominación a Liam Neeson, o el drama romántico The light between the oceans (atención otra vez al hermoso trabajo del compositor Alexandre Desplat), protagonizado por Michael Fassbender y Alicia Vikander. Sin olvidar algunos nombres que últimamente ya son habituales en las nominaciones como Denis Villeneuve (La llegada) o Stephen Gaghan, director de Syriana (2005), que este año presenta Gold (2016), con otro trabajo destacado de Matthew McCounaghey sobre un buscador de oro solitario. El morbo vendría dado con la última película de Robert Zemeckis, Aliados (2016), teniendo en cuenta los rumores sobre la relación entre sus protagonistas, Brad Pitt y Marion Cotillard. Y tampoco hay que dejar a un lado la habitual presencia de Meryl Streep, que este año tiene un trabajo para su exclusivo lucimiento, Florence Foster Jenkins (Stephen Frears, 2016), o la también ganadora de un Oscar Annete Bening por 20th Century women (Mike Mills, 2016), drama sobre cómo tres mujeres enfrentan la libertad sexual en los años 70. Habrá que ver si la polémica Snowden (2016) consigue colarse en la carrera de los Oscar; méritos tiene, pero quizás es demasiado polémica (ataca directamente al presidente Obama como máximo responsable de espionaje ilegal), y Oliver Stone siempre ha sido bien recibido en los premios de la Academia, pero con películas no tan controvertidas. Por su parte, la magnífica comedia musical Sing Street (John Carney, 2016) podría cubrir la cuota de cine británico gracias al apoyo de sus productores, los hermanos Weinstein. 




Sully se estrena el 4 de noviembre
La llegada se estrena el 18 de noviembre
Marea negra y Aliados se estrenan el 25 de noviembre

Silencio y Comanchería se estrenan el 30 de diciembre


La La Land. La ciudad de las estrellas se estrena el 13 de enero

El nacimiento de una nación y Lion se estrenan el 20 de enero
Vivir de noche y Billy Lynn se estrenan el 27 de enero

Fences y Manchester frente al mar se estrenan el 3 de febrero