05 abril, 2009

Maurice Jarre, el francés emotivo

El pasado domingo 29 de marzo se fue uno de los grandes músicos del cine moderno. Reciente el homenaje que el Festival de Berlín le dedicó el pasado mes de febrero, con la entrega de un Oso de Oro especial que se nos antoja ahora premonitoria, Maurice Jarre ha podido irse al menos con un último acto público que nos ha hecho rememorar sus magníficos trabajos para David Lean, sus melodías inolvidables, su contundente uso de la percusión y también, por qué no, su etapa electrónica que nos gusta bastante menos que la sinfónica, pero que también ha dado bandas sonoras de notable calidad, como las que creó para Peter Weir.

Con motivo del Homenaje que le dedicó la Berlinale, En Primera Fila emitimos tres programas especiales repasando parte de la trayectoria de este francés que ha conseguido emocionarnos con su música. En realidad, iban a ser dos programas, pero la cantidad de trabajos memorables, o de partituras curiosas que se nos hubieran quedado en el tintero nos obligaron a reestructurar el programa y dedicarle tres ediciones. Un músico grande como Maurice Jarre se merece tres, y cuatro, y seis espacios dedicados a su música.

Para los aficionados, tenemos que recomendar el magnífico DVD/CD que recoge el concierto ofrecido por Maurice Jarre en el Barbican Centre de Londres en 1992, con la Royal Philharmonic Orchestra, que él dedicó a David Lean y que nosotros volveremos a escuchar En Primera Fila el miércoles santo, con su reposición matinal el sábado.


Descanse en paz, maestro.