17 noviembre, 2007

La Academia más cínica

Academia y cortometrajistas se reúnen para buscar una ¿solución? a la grieta abierta por la misma Junta Directiva. Buen trabajo. Separar en vez de unir a los cineastas españoles.


Los representantes de la Plataforma de Cortometrajistas y la Junta Directiva de la Academia de Cine se han vuelto a reunir para tratar de llegar a un acuerdo de cara a la próxima entrega de los premios Goya a los cortometrajes nominados, esos que han sido marginados por la Junta Directiva. Es decir, primero toman una decisión unilateral, sin consultar a nadie, ni siquiera a los muchos cortometrajistas que forman parte de la Academia, y ahora quieren arreglar las cosas a base de reuniones en las que, por cierto, no se plantea devolver a las categorías de cortometrajes a su sitio, en la ceremonia de los Premios Goya, sino que pretenden fomentar la gala de los nominados como una especie de ceremonia alternativa que tenga como protagonistas a los autores de cortos. O sea, seguir marginando.

La Plataforma, que ha obtenido el respaldo de más de 4.000 firmas en contra de la decisión tomada por la Junta Directiva, ha amenazado con no asistir a la entrega de los premios en la Gala de los nominados, algo que parece haber asustado lo suficiente a quienes pensaban que se iban a ir de rositas pateando el trabajo de los cortometrajistas. Mucho me temo que los representantes de los cortometrajistas al final pasarán por el aro y encontrarán alguna justificación para sucumbir a la “ceremonia alternativa”. Sinceramente, uno preferiría que al menos alguna vez en España hubiera gente con cojones como para llevar sus reivindicaciones hasta el final y que este año dejaran solos, abandonados, marginados a quienes tomaron la decisión de abandonar y marginar al cortometraje español. La solución la veremos en los próximos días.