09 noviembre, 2007

Animacor 2007

En Córdoba se consolida esta ventana abierta a la imaginación ofreciendo los trabajos más destacados del panorama de la animación internacional.


Este año nos hemos trasladado a Córdoba para participar en la tercera edición del Festival Internacional de Animación, que viene siendo apoyado desde el principio por la Diputación Provincial. Córdoba lleva tiempo desarrollando una relación especial con el mundo de la animación y va camino de convertirse
en uno de los centros neurálgicos de este género en España, por poco que las instituciones cordobesas sigan apostando por ello.

Como cada año, se han podido ver en su sede de la Filmoteca de Andalucía algunas de las más destacadas producciones internacionales, aunque quizás la selección podría buscar propuestas más actuales, ya que ver producciones de 2005 como Fullmetal alchemist. La película, de Seiji Mizushima, cuando el universo de la animación es amplio y prolífico, no deja de ser algo chocante. También hemos podido ver cortometrajes nominados al Goya 2007, como Tadeo Jones y el sótano maldito, de Enrique Gato, el hermoso y perfecto corto Életnova, del húngaro Tomeck Ducki, el último trabajo para televisión de la factoría Ardman, la serie Shaun the sheep, de Chris Sadler, o el cortometraje en 3D de la productora gallega Dygra El bufón y la reina, de Juan Galiñanes, que parece querer aspirar a seguir la estela de los cortos de Pixar, pero con menor acierto narrativo.

Pero sobre todo Animacor ’07 ha puesto de manifiesto el buen momento que vive la animación rusa (con una de las tradiciones más solventes de Europa), gracias a trabajos recientes como el cortometraje Hare el sirviente, de Elena Chernova y al homenaje que se ha dedicado a una de las figuras más fascinantes del panorama de la animación internacional: Alexandre Petrov, contador de historias contundentes como El viejo y el mar (1999), nominado al Oscar, o su última obra, My love (2006), realizados con una técnica sorprendente como es la acuarela animada. Toda una delicia para los sentidos.

El II Foro de Coproducción Internacional ha demostrado asimismo el buen momento que vive la animación española, a pesar de las dificultades, con la participación de más de treinta productoras nacionales, seis extranjeras y varias televisiones internacionales.

Todo ello en un ambiente de cierta euforia ya que, afirman los representantes de las principales asociaciones de productoras de animación y de la recién creada Federación Española, Diboos, que la nueva Ley del Audiovisual otorgará a las series de animación el 1% de las inversiones de las televisiones españolas, un logro reivindicado durante muchos años. Lo que hace falta es que las producciones hechas en nuestro país estén a la altura del nivel internacional, no solo en la técnica (que lo está), sino sobre todo en el armazón narrativo, ya que éste pasa por ser una de las deficiencias principales de los largometrajes quje se estrenan en nuestras pantallas.

PREMIOS

Largometraje (12.000 €): Cristóbal Molón (España), de Aitor Arregi / Íñigo Berasatagui

Primer Premio Corto (9.000 €): Madame Tutti-Putti (Canadá),

de Chris Lavis / Maciek Szczerbouski

Segundo Premio Corto (6.000 €): The bears stories (Rusia), de Maria Karpova

Tercer Premio Corto (3.000 €): The Pearce sisters (Reino Unido), de Luis Cook

Serie Televisión (6.000 €): Shaun the sheep: Still life (Reino Unido), de Chris Sadler

Premio infantil (3.000 €): Bali: Mateo-mon nouveau copain! (Francia),

de Virgile Trovillot / Jean-Sébastian Vernerie

Premio RTVA (3.000 €): El retrato oval (España), de José Frías Carmona

Menciones Especiales del Jurado:

Une petite histoire de l'image animée (Francia), de Joris Clerté

Passo (Brasil), de Alê Abreu

El ataque de los kriters asesinos (España), de Sam

Kroshechka-Khavroshechka (Rusia), de Inga Korzhneva