30 agosto, 2006

El próximo cine

Como es habitual, los estrenos más esperados del cine español se quedan para la época otoñal, aprovechando que festivales destacados como San Sebastián o Valladolid peden servir de trampolín, pero sobre todo intentando encontrar hueco entre las grandes producciones de Hollywood. Desde Andalucía llegan este año proyectos que parten con premisas en principio atractivas.

Por un lado, Cabeza de perro, de Santiago Amodeo (LZ Producciones), que tiene a Juan José Ballesta y Manuel Alexandre como protagonistas; por otro, Ladrones, de Jaime Marqués (Maestranza Films), de nuevo con Juan José Ballesta como actor, esta vez junto a María Valverde. También podremos ver ¿Por qué se frotan las patitas? (LZ Producciones), debut en el largometraje de Álvaro Begines tras algunos cortos más o menos logrados, que supone una curiosa incursión en el terreno del musical (aquí protagonizado por unos okupas) pero con cierto gusto por la estética. Claro que con un reparto en el que “cantan” Lola Herrera y Antonio Dechent, no sabemos cómo se las ingeniaron para dar credibilidad a los play-backs.

TERROR EN LA PATAGONIA

Se rueda una de terror en Argentina. Mejor dicho, una “road-movie” de terror, que es como definen sus responsables a la película Noctámbula, que dirige el sevillano Paco Cabezas gracias a la ayuda del programa Ibermedia, que por primera vez concede apoyo a una producción de género. La andaluza Jaleo Films, las españolas Morena Films y Oberón Cinematográfica y la argentina Pensa & Rocca son las productoras que han puesto en marcha este proyecto que se rueda en diversas localizaciones argentinas como Cavihaue y Loncopue, justo en la cordillera de Los Andes, así como en Buenos Aires y Eceiza, para pasar luego a Sevilla, donde se ruedan los interiores.

Paco Cabezas, había dirigido Invasión travesti, una comedia de nimio presupuesto rodada en video pero que, lejos de su desparpajo cutre, daba vergüenza ajena, y el cortometraje Carne de neón, imitación poco inspirada del universo “tarantino”. Ahora toma las riendas de un proyecto algo más serio que cuenta la historia de dos hermanos que viajan por la Patagonia y descubren un diario que describe horrorosos crímenes, hasta que en su investigación acaban encontrándose (cómo no) con el impacto de las desapariciones que se produjeron durante la dictadura. El reparto lo forman Ruth Díaz, a la que podemos ver en la espantosa Locos por el sexo, de Javier Rebollo; y Javier Pereira, joven actor de eterna sonrisa que lleva un año bastante prolífico, y si no fuera porque las películas en las que ha trabajado, o no pasan del interés más o menos logrado, como Tu vida en 65 minutos, de María Ripoll, o son directamente mediocres, como Heroína, de Gerardo Herrero y Días azules, de Miguel Santesmases, acabaría siendo el actor español de moda.

ELSA PATAKY CONTRA LAS SERPIENTES

Tras la estela dejada por actores españoles que han conseguido ocupar un puesto importante en la industria de Hollywood (otra cosa es la calidad de sus trabajos), como Antonio Banderas o Penélope Cruz, continúan llegando a las pantallas norteamericanas rostros procedentes de nuestro país que intentan hacerse un hueco en tan monumental factoría de cine. Es el caso de Elsa Pataky que, amén de su supuesto idilio con Adrien Brody, se incorporó al reparto de una película de terror de serie B que llega ahora a nuestras pantallas: Serpientes en el avión, de David R. Ellis, film realizado con modestos recursos que solo tiene en Samuel L. Jackson su principal atractivo de cara a la taquilla. Claro que por la información que aparece este mes en las revistas españolas de cine, parecería que ha participado en una superproducción de Hollywood. Todo lo contrario, la productora confió en internet para elaborar una campaña de promoción sin altos costes. Pero aunque de la película se habló mucho antes de su estreno en Estados Unidos, y hasta la crítica fue benevolente, las cifras recaudadas no llegaron a las previsiones más modestas de la compañía. La presencia de Elsa Pataky, aunque muy promocionada en España, se queda en mera aportación secundaria. Vamos, que las serpientes salen más que ella en pantalla.

...Y OTROS ESPAÑOLES EN HOLLYWOOD

Manolete, la película de Menno Meyjes que parecía una agencia de contactos más que un rodaje (a tenor de los varios romances que la prensa rosa ha difundido por doquier), es uno de los proyectos pendientes de otra de nuestras actrices ya afincadas en Hollywood, Penélope Cruz. Mientras desde España ya se promociona una posible candidatura al Oscar por Volver (y eso que en Estados Unidos ni siquiera se ha estrenado), la actriz estrenará también Chromophobia, un drama británico de Martha Fiennes en la que le acompaña un notable reparto: Ben Chaplin, Ralph Fiennes (hermano de la directora), Ian Holm, Rhys Ifans, Kristin Scott Thomas...

Por su parte, el malagueño Antonio Banderas, repuesto de su penoso trabajo en Déjate llevar, estrenará este año Bordertown, de Gregory Nava, historia policíaca basada en la investigación de una serie de crueles asesinatos que tuvieron lugar en la ciudad fronteriza de Juárez. Jennifer López le acompaña en el reparto junto a otros actores españoles como Juan Diego Botto y cameos curiosos como el del cantante Juanes. Pero este año Banderas ha estado más dedicado a su segundo largometraje como director, El camino de los ingleses, que rodó en su ciudad natal.

Otros actores más conocidos por su talento que por sus relaciones amorosas y que han flirteado con Hollywood son Luís Tosar que ha hecho una breve aparición en la superproducción de escaso éxito Corrupción en Miami, de Michael Mann, o Javier Bardem, nominado al Oscar en dos ocasiones, y que vuelve a encarnar un personaje de carácter en la película de Milos Forman Los caprichos de Goya. Pero atención a los directores con los que tiene previsto trabajar en los próximos meses: Joel y Ethan Coen en No country for old men, Steven Soderbergh en Guerrilla, Mike Newell en la adaptación de la novela Amor en los tiempos del cólera, y Martin Scorsese en Silence.