12 agosto, 2006

Cine inédito (1ª Parte)

Estos días de vacaciones ofrecen una buena oportunidad para ver cine que no llega a España o permanece en los archivos de las distribuidoras a la espera de fechas más propicias para su estreno.

Los festivales de cine son una buena fuente de alimento cinematográfico para los aficionados, que tienen la oportunidad de visionar películas que, por una otra razón, quedan fuera del mercado de la distribución en España. Pero también los días de vacaciones, con sus viajes a capitales más propicias para el visionado de todo tipo de cine nos ha permitido recuperar títulos que por su interés o curiosidad queremos repasar en estas dos ediciones de nuestro Blog. Los criterios de las distribuidoras son tan heterogéneos que a veces resulta incompresible que determinados títulos estén todavía guardados en los cajones o simplemente no hayan sido adquiridos.

Esta diversidad de criterios permiten circunstancias tan anecdóticas como que, mientras ya ha pasado por nuestras carteleras la última película del incombustible y ecléctico Michael Winterbottom, Camino a Guantánamo, ese semidocumental en torno al absurdo de una cárcel ilegal, aún permanece inédito Tristram Shandy: A cock and bull story su penúltimo film, y quizás el más sui generis de todos. Basado en una exitosa novela escrita por Laurence Sterne en el siglo XVIII, se trata de una divertida fábula que, utilizando el absurdo presente en la obra original, traslada parte de la identidad de los protagonistas al rodaje de una película sobre esta misma novela. En defnitiva, un juego que tiene su gracia, pero sobre todo resulta interesante por algunas escenas especialmente divertidas (ese comienzo en el que los actores comentan el color de sus dientes en la sala de maquillaje) y por el trabajo de los protagonistas, excelentes Steve Coogan y Rob Brydon. La película, editada este verano en DVD en Zona 1, demuestra la capacidad de Winterbottom para realizar un buen trabajo en cualquiere género al que se enfrente. Aquí permanece guardada en el cajón de una distribuidora a la espera de su próximo estreno.
Banda sonora: Michael Winterbottom utiliza una acertada mixtura de bandas sonoras de películas a las que homenajea su propio film: desde los sonidos minimalistas de Michael Nyman en El contrato del dibujante hasta el juego circense de Nino Rota en Amarcord. La música original del desconocido Edward Nogria no destaca especialmente.

Otro caso difícil de entender es The proposition, un western australiano dirigido por John Hillcoat que a pesar de contar en su reparto con nombres conocidos como los de Guy Pearce (el prota de L.A. Confidential), Ray Winstone (eterno secundario de lujo de películas como Cold Mountain o El rey Arturo), Emily Watson o John Hurt, no ha despertado el interés de ningún distribuidor. Pero estamos ante una de las más violentas y duras historias de vaqueros (australianos) que hemos visto últimamente, con un espléndido guión que firma ni más ni menos que el poeta y cantante Nick Cave. Una historia de venganza que desborda hemoglobina pero al mismo tiempo reflexiona con inteligencia sobre el despotismo de los colonizadores ingleses hacia las tribus aborígenes australianas.
Banda sonora: Uno de los aciertos de la película es el trabajo musical del propio Nick Cave, repleto de sonidos con aires melancólicos y algunos ramalazos violentos de guitarra que sí se encuentra editado en nuestro país.

A pesar de su nominación al Oscar como Película de Habla no Inglesa, The promise, la última película del chino Chen Kaige, que se apunta al cine de samurais con ribetes fantásticos (aquí elevados a la enésima potencia), aún no tiene distribución en España. Y eso que, dentro del género que trata, en el que han impuesto su sello particular destacados realizadores como Ang Lee y Zhang Yimou, ésta se nos antoja quizás una de las más bellas muestras de cine de acción mezclado con el romanticismo dramático de amores imposibles. Visualmente no tiene desperdicio, y contiene hermosisimos planos e imaginativas escenas de acción. No obstante, peca por el exceso de unos efectos visuales a los que quizás se les pide demasiado, y acaban cantando más que los de la persecución de los dinosaurios en King Kong. No obstante tenemos que recomendar esta película gracias a sus hermosas imágenes y a su trabajo musical.
Banda sonora: Nueva incursión del espíritu de los colaboradores de Hans Zimmer en el cine oriental, que ha dado excelentes resultados como los de Mark Mancina en Blood+. Aquí, Klaus Badelt construye una preciosa banda sonora repleta de pasajes melódicos que acompañan a las imágenes acentuando su aire romántico y poético.

Las distribuidoras españolas optan a veces por editar directamente en DVD películas que no han pasado por la taquilla, quizás pensando que tendrán mayor repercusión en el mercado del video. Por ejemplo, Filmax-Notro publica el 30 de agosto Mysterious skin. Oscura inocencia, la última película del siempre transgresor Gregg Araki. Aquí encontramos sus habituales constantes: jovencitos gays, chaperos, relaciones difíciles, rebeldía y, en este caso, hasta abducciones extraterrestres. Para los amantes del cine caótico de este realizador resulta interesante, pero a Gregg Araki le ocurre lo que a otros cineastas independientes; cuando aumenta el presupuesto de sus películas se hacen más patentes sus deficiencias como guionista y director.
Banda sonora: La música original, etérea y melancólica, es obra del guitarrista de The Cocteau Twins, Robin Guthrie, y de Harold Budd. La guitarra es, como no podía ser menos, el elemento principal de composiciones que se sostienen también sobre teclados con sonoridades a lo Angelo Badalamenti. Se ha editado la música original, pero en internet se puede encontrar también una recopilación de las canciones que adornan la película, obra de grupos como Curve, Ride, Slowdive y los mismos Cocteau Twins.

Por último, Buenavista, a pesar de iniciar una campaña de promoción en cines de Annapolis. El desafío, ahora anuncia que la editará directamente en DVD el 6 de septiembre. Ya hemos hablado (ver "El Día del Orgullo" 03/07/06) de esta burda y patriotera película protagonizada por el guapo James Franco (al que veremos de nuevo haciendo de Duende Verde en Spiderman 3). Por cierto, que este chico tiene mala suerte con sus últimos estrenos porque también su anterior película The great raid. El gran rescate, ha pasado directamente al mercado del DVD en España hace unas semanas.
Banda sonora: Obra de Brian Tyler, joven compositor que despertó nuestro interés con su trabajo en la miniserie Children of Dune, pero que posteriormente ha ido elaborando composiciones repletas de tópicos y escasa originalidad como ésta. Uno de los grandes bluffs del cine reciente, a pesar de la fidelidad que le tienen algunos aficionados, empeñados en defender sus convencionales trabajos sinfónicos.