24 agosto, 2012

Hemingway & Gellhorn: Solvencia y clichés

La misma semana que se estrena en salas "Manolete", incursión en la cultura del tópico taurino, llega también a las pantallas españolas (en este caso en Canal +), la tvmovie que desgrana las aventuras y desventuras de dos de los escritores-periodistas más relevantes de las últimas décadas. 

Las 15 nominaciones a los premios Emmy parecen reivindicar esta producción para televisión de la siempre efectiva HBO como una de las más destacadas del año (algo así como lo que fue el año pasado la miniserie Mildred Pierce). Escrita por Jerry Stahl y Barbara Turner, y dirigida por Philip Kaufman, autor también de otro biopic de fuste como Henry & June, la película se acerca a la relación que mantuvieron dos personalidades de fuerza incontrolable: el escritor Ernest Hemingway y la periodista Martha Gelhorn, una de las primeras mujeres que dedicó su vida a ser corresponsal de guerra. Ambos sostuvieron su historia romántica en torno a la violencia de las guerras, como portavoces del horror de las mismas: la Guerra Civil española, la II Guerra Mundial, la invasión de China por parte de los japoneses... y, como cuenta la propia Gelhorn, "cuando se les acabaron las guerras a las que ir, decidieron crear su propia guerra interna". Lo que llevó, por supuesto, al final de su relación. 

Estrenada el pasado mes de mayo, Hemingway & Gellhorn se sostiene en un plantel de actores cuya presencia viene a consolidar la idea de que el medio televisivo hace tiempo que le viene ganando la partida en cuanto a prestigio y calidad a las producciones cinematográficas. Clive Owen da vida a Ernest Hemingway con una cierta socarronería que le convierte en uno de los aciertos de la película, mientras Nicole Kidman interpreta a la periodista, convertida en narradora de su propia historia (hay que mencionar para bien el trabajo de maquillaje de los protagonistas), aunque la química entre ambos no termina de cuajar y la impostura de la actriz resulta a veces algo forzada. 


 La relación que mantuvieron Hemingway y Gellhorn fue el germen de una de las grandes novelas del autor norteamericano, ¿Por quién doblan las campanas?, centrada en su experiencia juntos durante la Guerra Civil española. Y aunque no faltan los clichés más rancios en las secuencias que se desarrollan supuestamente en España (en la realidad, se rodaron en California), lo cierto es que ésta funciona con eficacia gracias a la presencia de grandes actores como David Strathairn (nominado al Emmy como secundario), dando vida al novelista John Dos Passos y Robert Duvall, interpretando a un general ruso. Y es cuando la película toma los referentes de la novela antes mencionada como reposo principal de la narración cuando se convierte en una solvente historia romántica de luchadores con ideales definidos. 

El presupuesto más o menos ajustado tampoco se nota especialmente a pesar de las escenas de batalla (medidas con inteligencia), y a pedar de que ciertas inserciones de los protagonistas en imágenes de archivo queden al ridículas en ocasiones. Pero por otro lado las dos horas y media de duración parecen querer alargar en exceso la narración para contarnos detalles que no terminan de resultar interesantes, haciendo discurrir la historia de amor por senderos que desembocan en poco o nada. 


Destaca el trabajo de Javier Navarrete en la muy constante presencia de la banda sonora, demostrando que es uno de los compositores más acreditados del panorama musical internacional, moviéndose con igual soltura entre los pasajes románticos de la historia y la contundencia de las escenas bélicas. 

Las 15 nominaciones a los Premios Emmy se nos antojan algo excesivas (prácticamente está nominada en todas las categorías técnicas y artísticas), a pesar de que es evidente que se trata de un importante esfuerzo de producción. Aunque en su categoría tiene una seria competidora en la exitosa Hatfields & McCoys, estupenda recreación de una clásica disputa familiar. 

Hemingway & Gelhorn se estrena el 27 de agosto en Canal +