22 noviembre, 2016

Predicciones Oscar 2017: Documentales (1ª parte)

Este año se han presentado 145 largometrajes documentales para optar a las nominaciones de los Oscar. Como en nuestros anteriores posts dedicados a otras categorías, hemos repasado la lista de favoritos que han ido apareciendo en las últimas semanas en diferentes medios de comunicación y blogs especializados. Algunos de ellos forman parte de la programación del con IDFA (International Documentary Film Festival Amsterdam), que se celebra estos días. 

Como ha venido ocurriendo en los últimos años, la introducción de las plataformas digitales está siendo destacada, con la participación en buena parte de las películas más sobresalientes de Netflix, Amazon o Hulu, que están consiguiendo producciones de gran factura técnica. A ello se une una buena cosecha de documentales, con los últimos proyectos de algunos de los nombres fundamentales del género, como Werner Herzog, Alex Gibney o Kevin Macdonald. Estas son las apuestas más claras de cara a los Oscar en la categoría de largometraje.

En cabeza:

Enmienda XIII, Ava DuVernay (Netflix)
O.J.: Made in America, Ezra Edelman (ESPN)
The ivory game, Kief Davidson y Richard Ladkani (Netflix)
Life, animated, Roger Ross Williams (The Orchard)
Gleason, Clay Tweel (Amazon Studios)
Author: The JT LeRoy Story, Jeff Feuerzeig (Amazon/Magnolia)
Fuego en el mar, Gianfranco Rosi (Rai)
Weiner, Josh Kriegman/Elyse Steinberg (Showtime)




Si nos atenemos a los Critics' Choice Documentary Awards, que se anunciaron este fin de semana, parece que los posibles nominados al Oscar están bastante claros: Enmienda XIII, que obtuvo los premios a Mejor Documental y Mejor Dirección de televisión, se ha posicionado en primera línea en las predicciones. Producido por Netflix, plantea un recorrido por la evolución del sistema penitenciario en los Estados Unidos, que ha pasado de una población de trescientos mil presos en los años setenta, hasta los dos millones actuales. La frase que pronuncia en un discurso el presidente Obama, y con la que se abre el documental, es demoledora: "Estados Unidos posee el 5% de la población mundial, y el 25% de los presos de todo el mundo". Pero el principal problema es que, de ellos, el 85% son de raza negra. Así, la directora de Selma (Ava DuVernay, 2014), lo que plantea en realidad es una nueva incursión en el perpetuo conflicto racial en el que vive Estados Unidos, a través de entrevistas con especialistas y activistas que, si bien puede resultar algo farragoso en su discurso, presenta una realidad sobrecogedora, y especialmente contundente dadas las circunstancias políticas que se vienen produciendo desde las pasadas elecciones.



Desde luego, si el año pasado la ceremonia de los Oscar estuvo marcada por la ausencia significativa de películas y artistas afroamericanos, ésta puede ser, con la presencia de títulos como Moonlight (Barry Jenkins, 2016) o Fences (Denzel Washington, 2016), la gala de la reivindicación racial. Este conflicto también está presente en otro de los documentales que parecen destinados a las nominaciones. O.J.: Made in America (Ezra Edelman, 2016) es una minuciosa incursión en el rocambolesco juicio protagonizado por el ex-jugador de fútbol americano O.J. Simpson, acusado de un doble asesinato. Y podría funcionar perfectamente como complemento de la excelente primera temporada de la serie American Crime story: The people vs. O.J. Simpson (FX, 2016-), pero esta vez con los protagonistas reales. En realidad, O.J.: Made in America es una miniserie de 5 episodios, pero tiene un montaje de dos horas estrenado en cines que obtuvo los Critics' Choice Awards a Mejor Documental de cine y Dirección, pero también a Mejor Serie documental. La producción pertenece a la franquicia 30 x 30, serie producida por el canal de televisión especializado en deportes ESPN, y que está siendo todo un descubrimiento.



El año pasado, Netflix consiguió colocar entre las nominaciones de los Oscar dos producciones documentales, What happened, Miss Simone? (Liz Garbus, 2015) y Winter on fire (Evgeny Afineevsky, 2015), y este año parece apostar fuerte para afianzar su liderazgo en el género documental. Junto a Enmienda XIII (Ava DuVarney, 2016), se posiciona bien en las predicciones The ivory game (Kief Davidson y Richard Ladnaki, 2016), sobrecogedora producción en torno al trafico de elefantes en África y el consiguiente peligro de extinción. El actor Leonardo DiCaprio produce este documental, en un año en el que también ha presentado su nueva incursión en las consecuencias del cambio climático con Before the flood (Stephen Fisher, 2016). Al margen del interés de su propuesta (se calcula que un elefante es asesinado cada quince minutos), se trata de un perfecto trabajo de dirección, construido en forma de thriller, que resulta tan electrizante como si se tratara de una película de acción.



Netflix también ha situado en la carrera de los Oscar otras producciones que sin embargo no están entre las principales opciones según las predicciones. Entre ellas, Amanda Knox (Rod Blackhurst y Brian McGinn, 2016), una interesante aunque ciertamente poco clarificadora incursión en los hechos que desembocaron en el asesinato de una joven inglesa en Italia, y la posterior detención de la estudiante norteamericana Amanda Knox, acusada de asesinato. Y, por otro lado, Audrie y Daisy (Bonni Cohen y Jon Shenk, 2016), que nos presenta el retrato de jóvenes que han sufrido abuso sexual en el instituto. Aunque no resulta tan contundente como aquella The hunting ground (Kirby Dick, 2015), que fue nominada al Oscar, en torno a violaciones producidas en campus universitarios, el que nos ocupa es igualmente sorprendente, sobre todo en cuanto a la escasa identificación de la sociedad escolar con las víctimas.

Parece claro que Netflix está ganando terreno en el género documental frente a otros canales de comunicación digitales, especialmente Amazon, que ha apostado por competir más en el terreno de la ficción. Pero este año nos presenta uno de los documentales más emocionantes que se han estrenado, y sin duda, con posibilidades de cara a las nominaciones. Gleason (Clay Teweel, 2016) tiene como protagonista al jugador de fútbol Steve Gleason quien, cuando fue diagnosticado con ELA (un progresivo deterioro muscular, que sufren otros personajes conocidos como el científico Stephen Hawkins), decidió grabar un diario audiovisual para que pudiera verlo su hijo. Pero al mismo tiempo, se convirtió en un documental que muestra de forma clara las consecuencias de una enfermedad tan dura como ésta. Lo interesante es que, sin renunciar al drama que supone vivir esta degradación progresiva, se trata de una visión optimista y esperanzadora, que conmueve desde el humor y la valentía de su protagonista.



Amazon también distribuye el último documental del director de The devil and Daniel Johnston (Jeff Feuerzeig, 2005), aquel espléndido retrato del cantante Daniel Johnston. En Author: The JT LeRoy story (Jeff Feuerzeig, 2016), nos acerca a un controvertido personaje literario creado por la autora Laura Albert, que durante mucho tiempo pasó por ser una persona real, un joven prostituto que publicó varios libros supuestamente autobiográficos: Sarah (Literatura Random House, 2002), El corazón es mentiroso (Literatura Random House, 2004) y El final de Harold (Literatura Random House, 2006), pero cuya personalidad verdadera fue descubierta finalmente por The New York Magazine. Jeremiah "Terminator" LeRoy se hizo tan popular a finales de los años noventa que incluso participó como tal en la producción de la película Elephant (Gus Van Sant, 2003) y Asia Argento convirtió el segundo libro en su debut como directora en El corazón es mentiroso (Asia Argento, 2004). El estilo habitual de Jeff Feuerzeig, siempre dinámico y repleto de hallazgos visuales, contribuye en buena medida a construir un relato especialmente atractivo basado en una historia fascinante entre la estafa y la genialidad.  



Otro documental que cuenta con esos ingredientes de superación que tan buenos resultados suelen dar es Life, animated (Roger Ross Williams, 2016), que tiene como protagonista a un joven que logró superar su autismo usando películas de Disney como nexo de unión con la realidad. Basado en el best-seller escrito por su padre, Ron Suskind, periodista del New York Times, esta incursión en el autismo y las dificultades para encontrar una forma de salir de la burbuja en la que se sumergen quienes lo padecen (y sus familias por extensión) se mueve por terrenos algo más convencionales, pero consigue establecer empatía con el protagonista. Tan es así que logró el Premio a Mejor Director en el Festival de Sundance para Roger Ross Williams, que de hecho ya ganó el Oscar por su cortometraje documental Music by Prudence (Roger Ross Williams, 2010), y tiene posibilidades de llevarse el Premio del Público en el International Documentary Film Festival Amsterdam.



Sin duda, uno de los mejores documentales estrenados este año es Fuego en el mar (Gianfranco Rossi, 2016), que ya hemos podido ver en salas cinematográficas españolas, una aproximación contundente y singular al drama de los refugiados que llegan cada día por mar a la pequeña localidad italiana de Lampedusa. Su principal handicap para engrosar la lista de nominados es su producción europea, que quizás en el terreno documental resulta más difícil de incorporar, y también sus expectativas de nominación en la categoría de Película de Habla no Inglesa, como representante italiana. En todo caso, parece clara al menos una nominación en alguna de las dos categorías para este espléndido docudrama que trasciende las habituales y convencionales incursiones en el tema de los refugiados.

Por último, en esta primera lista de posibles candidatos, se encuentra uno de los documentales más premiados del año, Weiner (Josh Kriegman, Elyse Steinberg, 2016), que logró el Gran Premio del Jurado en Sundance y el Critics' Choice Award como Mejor Dirección Novel. La película quizás resulta más relevante en Estados Unidos por la popularidad de su protagonista, el congresista demócrata Anthony Weiner, que tuvo que renunciar a su cargo tras descubrirse fotografías suyas desnudo que había enviado practicando el sexting (intercambio de imágenes de contenido sexual). El documental acompaña a Anthony Weiner en su regreso a la política cuando en 2013 se presentó a la campaña como alcalde de Nueva York, y en la cual el escándalo volvió a ocupar las portadas de los medios de comunicación. Sin duda es un retrato certero del mundo de la política, de su trastero menos complaciente, y de un personaje singular. Pero sobre todo resulta interesante la capacidad de los directores para captar los silencios, los gestos y las miradas de su esposa, protegida de Hillary Clinton, que se convierte en la auténtica protagonista del documental.  







Esta lista ha sido elaborada con las predicciones que se han publicado en las últimas semanas en las revistas Hollywood Reporter y The Guardian, así como en las webs especializadas Indiewire, Awardswatch, The Film Experience y Awardscircuit.




Enmienda XIII, The ivory game, Amanda Knox y Audrie y Daisy se pueden ver en Netflix España.
O.J.: Made in America se puede ver en Movistar +
Fuego en el mar se estrenó el 14 de octubre
Life, animated y Weiner se han presentado en la Sección "Best of Fests" del IDFA