22 abril, 2012

Festival de Cine Español de Málaga. día 2

El segundo día del festival ha demostrado dos cosas: 1. Que estamos ante el festival de la crisis, antes generoso con el cine español y ahora rácano hasta el absurdo; Y 2. Que la nota prefominante es la organización desorganizada, con circunstscias tan absurdas como que la prensa acreditada sea la que tenga más problemas para asistir a los sarcásticamente denominados "pases de prensa". Hoy se han dado ejemplos tan absurdos como que un acreditado dejn medio de comunicación extranjero ha tenido que pedir una entrada al equipo de una de las películas presentadas en pase "de prensa" porque por las vías oficiales del festival no le ha sido posible conseguirla. Algunos habituales acreditados del festival no entienden esta desorganización, pero lo cierto es que hay un empeño en querer ademejarae a grandes muestras cinematográficas sin el talento organizativo de aquellas.

En la parte puramente cinematográfica, hoy hemos asistido a una de las películas que tienen serias posibilidades de llevarse premios en esta edición del festival. A puerta fría es un drama inteligentemente escrito que se sostiene sobre el trabajo de Antonio Dechent, un vendedor que ahoga su trayectoria profesional y personal cuesta abajo en sorbos de whisky. Personaje casi podríamos decir que escrito para Dechent, que nos recuerda a aquella magnífica interpreta ión en Smoking room. Y bien secundado por José Luis García Pérez y María Valverde, e incluso por un Nick Nolte cuya presencia, lejos de la posible estrategia comercial, está plenamente justificado y rentabilizado des el punto de vista narrativo. Hay en algunas escenas más tensión entre las miradas de los personajes que en muchos ejercicios vacíos que hemos visto aquí.

También hemos asistido hoy a una emocionante proyección del documental 30 años de oscuridad ante la familia de Manuel Cortés y Juliana Moreno. Us familiares han vidto por primera vez el trabajo de Manuel H. Martín nominado al Goya, cerca de donde Cortés estuvo escondido durante 30 años y en la capital a la que Juliana se trasladaba diariamente para tratar de mantener a una familia sin patriarca. La nieta de ambos ha murmurado un sincero y emocionado "Gracias". Su empeño por mantener viva la memoria de sus abuelos ha dado sus frutos enun documental que se estrena el 3 de mayo en Canal +.