19 enero, 2009

La doctrina y el shock. La crisis provocada

Uno de los títulos que provocarán mayor controversia en la próxima edición de la Berlinale es The shock doctrine, traslación de la obra de Naomi Klein que han dirigido Michael Winterbottom y Matt Whitecross. Una reflexión reveladora sobre las crisis utilizadas como instrumento para mantener el control sobre los ciudadanos.

De la obra de la periodista canadiense Naomi Klein ya hemos hablado aquí. Sus libros No logo y La doctrina del shock son estudios bien documentados sobre las ingerencias de los grandes monopolios económicos en las políticas de todo el mundo. El planteamiento en torno a cómo, al igual que la CIA utilizaba manuales de tortura y aislamiento para hacer sucumbir a sus prisioneros, los gobiernos hegemónicos (especialmente Estados Unidos) han participado en la manipulación del orden económico mundial, constituye una de las reflexiones más clarificadoras sobre la historia reciente, pero también sobre la actual crisis económica.

El documental de Winterbottom y Whitecross se centra especialmente en el intervencionismo de Estados Unidos en las dictaduras de Chile y Argentina. El terror como instrumento para provocar cambios drásticos en el planteamiento económico de toda una zona, Latinoamérica. Al igual que más tarde en Rusia, en China y también en la Sudáfrica que Nelson Mandela acabó abandonando a favor de un capitalismo suicida, han sido y son manipulados por grupos económicos que, curiosamente, están en todas partes, y que, en connivencia con un Foro Monetario Internacional podrido, manejan a su antojo la economía de buena parte del mundo.

Será difícil encontrar en este documental de los responsables de Camino a Guantánamo (otra propuesta dolorosa de la realidad) todo el conglomerado de documentos, referencias e investigaciones de Naomi Klein, y sin duda para tener una visión más completa del planteamiento de la periodista es recomendable acercarse al voluminoso libro original, pero esta película se une a un movimiento cada vez más significativo que clama por desvelar la realidad de acontecimientos que parecen aislados, pero que ciertamente están interconectados.

Como decía Antoni Domènech en la presentación de la versión en español del libro La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre: "
Naomi Klein sostiene que el "capitalismo del desastre" es un tipo de capitalismo que saca partido –y beneficios— de los desastres, o más precisamente, del shock que entre las poblaciones engendran los desastres (naturales, como el Tsunami de hace tres años en Sri Lanka, o la inundación de Nueva Orleans de hace dos; o político-sociales, come el golpe de Estado que derrocó a Allende, o la guerra de la OTAN en los Balcanes a comienzos de los 90, o la actual guerra en Irak), saca partido –y beneficios— de todo ello para lograr promover a su vez políticas ultrarradicales de shock."

El documental que presentan Michael Winterbottom y Matt Whitecross en la Berlinale, escrito y narrado por la propia Naomi Klein, es una especie de continuación del espléndido cortometraje que dirigió el año pasado Alfonso Cuarón al mismo tiempo que se editaba el libro. Imágenes para la reflexión que conviene ver cada vez que un gobierno cambia de manos, o cada vez que las empresas aprovechan la situación económica para inventarse un ERE.