05 agosto, 2007

Películas que dan miedo y películas que producen terror

Planet terror es una estupidez con algunos hallazgos divertidos pero poco sentido. Más honestas son las dos películas que conforman la sesión doble de Manga Films. Para bodrio, la aportación mexicana al género, Km. 31. Pero más terrorífico tuvo que ser descubrir que Robert Rodríguez estaba engañando a su esposa con la protagonista de su película. Mejo resultado consiguen Vacancy, del director de Kontroll, y Disturbia.



El estreno de Grindhouse: Planet terror nos devuelve el interés por las películas de terror-ciencia-ficción de bajo presupuesto que ahora “homenajean” Robert Rodríguez y Quentin Tarantino. Operación, por otro lado, que ya elaboraron con Abierto hasta el amanecer, a la que une más de una referencia en Planet terror. Claro que en aquella no existía la justificación del “tributo” para que fuera tan mala. En realidad, Rodríguez tiene una filmografía de bodrios impresentables (ahí están Desperado, The faculty, Spy kids y sus secuelas, superadas todas por The adventures of Sharkboy and Lavagirl-3D) y por ejercicios de estilo pedantes y por tanto más impresentables aún (Sin City). Desde luego, que destacara hace años con una película tontorrona pero salvada por su merchandising de bajo presupuesto como fue El mariachi no sirve de excusa.

Grindhouse se estrena como dos películas independientes en el mercado internacional, decisión exclusiva de los hermanos Weinstein (productores) que podría parecer necia si no fuera porque el mal resultado en taquilla en Estados Unidos (el único país en el que se estrenaron como sesión doble) ha acabado por darles la razón. Sí, quizás será mejor separar a Quentin Tarantino y Robert Rodríguez, para que cada uno convoque a sus fans.

Personalmente, me hace poca gracia Planet terror. Es una estupidez con algunos hallazgos divertidos pero poco sentido, cuya razón de ser además es injustificable: ¿qué gracia tiene que una película con presupuesto medio “homenajee” a las películas de bajo presupuesto que se realizaron en un entorno social que nada tienen que ver con el actual? Para eso, hay un mercado lo suficientemente amplio de producciones “gore” divertidas que tienen más sentido del humor que el que desprende Planet terror. Me lo pasé mejor con el trailer de Machete (el trailer fake que aparece, aquí, al principio de la película, también dirigido por Robert Rodríguez), que con la tontería que le sigue. Claro que, si es verdad que las películas cuyos trailers aparecen en Grindhouse se van a convertir en realidad y que Robert Rodríguez ya prepara la película Machete, entonces esta gente tiene más morro del que yo pensaba.

Para una tomadura de pelo como Planet terror prefiero, por ejemplo, las dos películas que conforman la doble sesión que se ha sacado de la “manga” (nunca mejor dicho) la distribuidora Manga Films: Desmembrados y Ovejas asesinas. Por lo menos son honestas, sí que juegan con poco presupuesto, tienen algo de imaginación y, aunque resultan productos que no acaban de sacar partido de sus propuestas (es mucho más divertida Desmembrados, por ejemplo, porque al final las ovejas zombies acaban decepcionando) al menos son lo que son, y hacen sus particulares “homenajes” sin aspavientos ni grandilocuencias.

Claro que siempre será mejor esto que apuntarse a la moda del cine de terror oriental en plan cine comercial yanqui, como hace la coproducción hispano-mexicana Km. 31, de Rigoberto Castañeda. Coproducida por Filmax (de ahí la incomprensible presencia de un Adriá Collado que está penoso), se trata de una de las pocas muestras de cine de terror realizadas en México. Menos mal, porque si las muestras del género pasan, como ésta, por copiar a las películas norteamericanas que copian a las películas orientales, entonces mejor que sigan haciendo dramas urbanos. A pesar de su éxito de taquilla en México (a España llegará en octubre), Km. 31 es, una vez más, un ejercicio psicológico que solo sirve de excusa para que el director-guionista haga lo que le dé la gana, juegue con efectos visuales más o menos decorosos, y acabe en un batiburrillo de referencias que dan miedo, pero de lo cutres que resultan.

Por cierto, que la visita de Robert Rodríguez y Rose McGowan a España ha estado rodeada de cierto morbo por eso de ver cómo se comportaban frente a los medios. Ya se sabe que hace un año Robert Rodríguez dejó a su mujer, con la que llevaba dieciséis años casado, y hace unos meses se confirmó (aunque ellos no lo han hecho público), que la razón de esta ruptura fue la relación “tórrida” que mantienen el director y la protagonista de Planet terror. De hecho, algunos miembros del equipo del rodaje lanzaron frases poco amables como: “Rose pensó que el equipo debía tratarla de forma especial, y se comportaba de esa forma. Bueno, ¿qué se puede esperar si te estás tirando al director?”. Y fuentes tan solventes como Variety explicaron que el parón que sufrió la producción de la película durante un mes tuvo que ver directamente con el momento en el que la mujer de Rodríguez se dio cuenta de la cornamenta que llevaba puesta. Eso sí que debe resultar terrorífico.

Para terminar, dos recomendaciones que rememoran al mago del suspense con resultados interesantes: Vacancy (que en España se titulará Habitación sin salida), una suerte de revisitación de Psicosis que se centra en un motel algo especial, en el que los clientes acaban siendo ensartados cual salchichas de barbacoa. Allí van a parar Kate Beckinsale y Luke Wilson, y su estancia se convierte en una pesadilla que logra buenas dosis de tensión sin echar mano de la sangría gratuita. No en vano el director, el húngaro Nimród Antal, ya consiguió elaborar muy buen cine con su internacionalmente aclamada Kontroll, que situaba en el metro de Budapest una trama de misterio. Y Disturbia, que tiene algo de La ventana indiscreta, pero solo en su planteamiento. No se trata de una versión teen (como se ha dicho) de la película de Hitchcock, sino que tiene en común el “voyeurismo” llevado hasta las últimas consecuencias. Es muy entretenida, consigue buenas dosis de suspense y hasta el tan de moda últimamente Shia LaBeouf está mucho más centrado que en Transformers.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada