17 julio, 2016

Sorpresas y ausencias en los Premios Emmy 2016

El pasado jueves se anunciaban las nominaciones de los Premios Emmy, que destacan las producciones de televisión más destacadas de la última temporada. El buen momento que viven las series y películas televisivas sin duda ha dado una mayor relevancia a estos galardones que, no obstante, a veces pecan de cierto conservadurismo que impide que algunos títulos relevantes estén presentes. Este año la competencia es más fuerte si cabe, con una entrada espectacular de plataformas como Netflix que, con sus 54 nominaciones se coloca como la tercera cadena (doblando sus 34 nominaciones del año pasado) y un retroceso de HBO que, sin embargo, sigue siendo el canal que acapara mayor número de candidaturas, con 94 en total. Veintiséis actores y actrices nunca nominados a un premio Emmy hacen acto de presencia por primera vez, entre ellos nombres ya veteranos como John Travolta, Cuba Gooding Jr. o Courtney B. Vance, los tres por American Crime Story (2015-). Pero también hay ausencias notables como la de Jane Fonda, que no consigue nominación a pesar de las dos temporadas de la serie Grace and Frankie (2015-). Estas son algunas de las sorpresas y ausencias de los Emmy Awards 2016.

Los que faltaban. Aunque Juego de tronos (HBO, 2011-) ha venido acaparando numerosas nominaciones a los largo de cada una de sus temporadas, dos de sus principales actores no habían logrado todavía ninguna candidatura: Kit Harington (Jon Snow) y Maisie Williams (Arya Stark) están presentes por primera vez en la lista de nominados, ambos en la categoría de Actores de reparto, haciéndose justicia a dos de los principales soportes de esta serie que con sus veintitrés nominaciones se coloca de nuevo a la cabeza de las grandes producciones televisivas del momento.


Los americanos. También se hace justicia por fin a una de las grandes series en antena, cocinada a fuego lento. The americans (FX, 2013-) consigue colarse por primera vez en las categorías principales, entre ellas la de Mejor Serie Dramática y Mejores actores principales (espléndidos Matthew Rhys y Keri Russell), y larga en total cinco candidaturas. Aunque había logrado un premio Emmy para Margo Martingale como secundaria en 2015, lo cierto es que esta gran serie que mantiene el nivel de calidad por todo lo alto (espectacular cuarta temporada la que nos ha ofrecido este año) no había sido reconocida hasta ahora como se merece.


La omnipresente. Sarah Paulson es una de las habituales de los Premios Emmy. Nominada todos los años desde 2012, esta temporada, sin embargo, logra hacer doblete, como secundaria en American Horror Story: Hotel (Fox, 2011-) y como Actriz principal en American Crime Story (Fox, 2015-). A pesar de su presencia constante, aún no ha conseguido una estatuilla, así que este año podría ser por fin su oportunidad para llevarse uno de los dos premios, siempre con el permiso de Kirsten Dunst, arrebatadora en su interpretación en Fargo (FX, 2014-).


Los descubrimientos. Este año hemos tenido algunos descubrimientos sonados que han puesto cara a actores de gran solidez, y que afortunadamente son reconocidos en las principales nominaciones de los premios Emmy, aunque las series en las que participan no hayan corrido la misma suerte. Es el caso de Rami Malek, protagonista del sorprendente estreno del verano pasado Mr. Robot (USA Network, 2015-), que acaba de regresar en su segunda temporada. Aunque la serie tiene otras tres nominaciones, entre ellas Mejor Serie Dramática, sorprende la ausencia de Christian Slater como secundario, aún más cuando consiguió el Globo de Oro este mismo año. También destacable es la nominación del actor Louie Anderson, que interpreta a la madre (sí, a la madre) del protagonista de la comedia Baskets (FX, 2016-), en un trabajo magnífico. Lamentablemente, es la única candidatura de una de las comedias más negras que se han estrenado este año, creada e interpretada por Zach Galifianakis, que hubiera merecido una mayor presencia.


Se quedaron fuera. En la categoría de Miniseries hay algunas ausencias notables, entre las que destaca especialmente el drama político creado por David Simon Show me a hero (HBO, 2015), por el que Chris Isaac ganó el Globo de Oro, aquí ni siquiera nominado. Tampoco está presente Vinyl (HBO, 2016), la producción musical de Martin Scorsese y Mick Jagger que finalmente se ha quedado en una sola temporada, aunque el trabajo notable de Bobby Canavale debería haber sido reconocido. Y entre las tv movies de esta temporada destaca también la ausencia de la película El ayuda de cámara (BBC-Starz!, 2015), remake de La sombra del actor (1983), un alarde interpretativo de dos grandes actores como Ian McKellen y Anthony Hopkins que merecía mejor trato, especialmente por el soberbio trabajo de éste último. Tampoco está presente la serie de las hermanas Wachowski Sense8 (Netflix, 2015-), que podría haber tenido alguna nominación, entre otros por el notable trabajo del español Miguel Ángel Silvestre, o el drama de Damon Lindelof The Leftovers (HBO, 2014-), cuya ausencia de los Emmy en sus dos temporadas es más que injusta. Curiosamente, la veterana actriz Jane Fonda estuvo nominada dos años consecutivos como Actriz invitada en The Newsroom (HBO, 2012-2014), pero cuando tiene una serie para su completo lucimiento, la comedia Grace and Frankie (Netflix, 2015-), la ningunean. Y sorprende que Lady Gaga, ganadora del Globo de Oro, no esté entre las candidatas secundarias por American Horror Story: Hotel (Fox, 2011-). Amén de otras producciones de relevancia y calidad que no terminan de tener predicamento entre los responsables de elegir a las candidatas a los Emmy cada año, como Ray Donovan (Showtime, 2013-), Vikings (History, 2013-) o la refrescante Mozart in the jungle (Amazon, 2014-), que ganó este año los Globos de Oro a Mejor Comedia y Actor principal (Gael García Bernal). 


Y entraron... Quizás una de las mayores sorpresas es la presencia de A very Murray Christmas, (Netflix, 2015) comedia dirigida por Sofia Coppola en la que Bill Murray se interpreta a sí mismo, y cuya nominación en la categoría de tv movie no deja de ser polémica, ya que en realidad se trata de un especial navideño que se sostiene sobre un leve argumento para ir desgranando canciones interpretadas por Murray y algunos actores invitados. También destacan especialmente las seis nominaciones de la coproducción anglo-estadounidense El infiltrado (BBC-AMC, 2015), entre ellas la de Mejor Miniserie, Mejor Actor (Tom Huddleston), Mejores secundarios (Hugh Laurie y Olivia Colman) y Mejor Música (doble nominación para el español Víctor Reyes). Aunque lejos de las diez candidaturas del año pasado, American crime (ABC, 2014-) sigue consolidándose como una espléndida miniserie dramática, con cuatro candidaturas, especialmente para el trabajo de sus actrices Felicity Huffman, Lily Taylor y Regina King. 

  
Fargo. Sin duda estamos ante una de las mejores producciones para televisión estrenadas en los últimos años. Y aunque para muchos esta segunda temporada ha estado por encima de la primera, lo cierto es que las sorprendentes dieciocho nominaciones del año pasado (de las que consiguió tres premios) se han quedado esta vez en nueve, entre ellas las de los guiones de dos de sus episodios. Fargo (FX, 2014-) se puede analizar como un auténtico ejemplo de cómo se ha elevado el nivel de calidad de las producciones para televisión en los últimos años.


El final no es sinónimo de premio. La última temporada de la serie The good wife (CBS, 2009-2016) no ha servido para que esta producción de Ridley Scott haya destacado entre las nominaciones. Es más, siendo candidata todos los años desde su estreno, especialmente en las categorías de interpretación, esta vez se ha quedado con unas escasas tres nominaciones, entre las que nos está su protagonista, Julianna Margulies. La última temporada de la serie británica Downton Abbey (ITV, 2010-2015) tampoco parece haber despertado la atención de los académicos, porque aunque está nominada en categorías principales, entre ellas la de Mejor Serie Dramática, sus cinco candidaturas están lejos de la decena de nominaciones que venía cosechando en los últimos años.


La consolidación. Sin duda, la cadena revelación este año es Netflix, gracias en parte a su importante esfuerzo de producción. Las 54 nominaciones que ha conseguido la sitúan aún lejos de la que parece su principal competidora, HBO, pero la colocan en una posición privilegiada para seguir luchando por ser el canal de referencia de la producción televisiva estadounidense. Y aunque sus series estrella Narcos (2015-), Jessica Jones (2015-) y Daredevil (2015-), ésta última con solo tres candidaturas técnicas, no han encontrado hueco, la competencia de dos de sus comedias, Unbreakable Kimmy Schmidt (2015-), con once nominaciones, y Master of none (2015-), con cuatro, tres de las cuales las acapara su creador, Aziz Ansari (Mejor Actor, Mejor Director y Mejor Guionista), o de sus documentales Making a murderer (2015-) y What happened, Miss Simone? (2015), también nominado al Oscar, la refuerzan en el panorama televisivo. Eso sin contar las trece candidaturas de su buque insignia, House of cards (2013-), entre ellas nada menos que ocho para sus actores y actrices.


Notas musicales. En la candidatura de Mejor Música encontramos un ramillete de excelentes trabajos firmados por nombres habituales de la escena televisiva, como Jeff Russo por Fargo (FX, 2014-), Jeff Beal por la tv movie Jesse Stone: Lost in paradise (Hallmark, 2015) o David Lawrence por el musical infantil de Kenny Ortega Los descendientes (Disney Channel, 2015). El británico Martin Phipps, nominado por la miniserie Guerra y paz (BBC-A&E-History, 2016), es uno de los candidatos con mayores posibilidades de llevarse el premio este año, gracias al magnífico trabajo coral realizado para esta superproducción. Pero tampoco hay que olvidar la candidatura de James Newton Howard con su algo tibia música para la producción de Steven Spielberg All the way (HBO, 2016), por la que también está nominado Bryan Cranston, que repite el papel del presidente Lyndon Johnson que ya le valió un Premio Tony en Broadway. Por último, destaca la presencia del español Víctor Reyes, nominado por primera vez a los premios Emmy por su excelente trabajo para la miniserie El infiltrado (BBC-ABC, 2015), magnífica tarjeta de presentación internacional. Además con doble nominación, tanto en la categoría de Mejor Música Original como en la de Mejor Tema principal, en la que Víctor Reyes compite con otras destacadas composiciones como las de Sean Callery para Jessica Jones (Netflix, 2015-), Rodrigo Amarante para Narcos (Netflix, 2015-) o Johnny Klimek y Tom Tykwer para Sense8 (Netflix, 2015-).